Los periodistas especializados en música Mesfin Fekadu y Chris Talbott de la Associated Press eligieron los 10 discos de artistas anglo del 2013.

Los seleccionados por Mesfin Fekadu (twitter.com/MusicMesfin):

1. Ariana Grande, "Yours Truly": ejecutado a la perfección (o casi), con la ayuda de Kenneth "Babyface" Edmonds, Ariana Grande, de 20 años, creó un disco que se remonta al R&B de los 90 y subraya su hermosa voz, que recuerda a Mariah Carey y por momentos a Toni Braxton. El debut de Grande es una prueba de que es una estrella en ascenso. "Yours Truly" es un verdadero regalo.

2. Dawn Richard, "Goldenheart": el proyecto solista de Dawn Richard es electrizante. La cantante está completamente en forma en "Goldenheart", donde explora sonidos R&B y pop, incluyendo ritmos electrónicos, suaves y calmados.

3. Sara Bareilles, "The Blessed Unrest": los Grammy están en lo correcto: la tercera entrega de Sara Bareilles, "The Blessed Unrest", es una de las mejores del año, gracias a su mezcla de piezas con piano de sonidos clásicos y animados, unidos por la voz dulce y poderosa de la artista. Bareilles es una cantautora excepcional que logra una interpretación que ilumina el día — e incluso la semana. Hasta Katy Perry quedó impresionada.

4. J. Cole, "Born Sinner": este año incluyó álbumes muy esperados de Jay Z, Kanye West y Drake, pero J. Cole tiene el álbum de rap del año. "Born Sinner" está lleno de rimas inteligentes, es un éxito de origen.

5. Beyonce, "Beyonce": Así es, el álbum de Beyonce apenas salió el 13 de diciembre y aun así es uno de los mejores del año. La reina del R&B se merece un aplauso por abofetear al mundo con un disco lleno de tonos progresivos de R&B que da una sensación fresca y atractiva. La impresionante serie de canciones, desde las adictivas "Drunk in Love" y "Blow" a la hermosa y dulce "Heaven", demuestran el crecimiento de la cantante y la ponen fácilmente delante de la competencia. "Beyonce" es enorme.

6. Justin Timberlake, "The 20/20 Experience — 1 of 2": regresó a la música después de siete años con un disco de 10 piezas que no sigue las tendencias del rock, pero aun así se convirtió en el más exitoso de 2013. Junto con Timbaland, el príncipe del pop ha dominado los falsetes y mantiene un sonido suave de ritmo medio a lo largo de esta aventura de 70 minutos. Pero escuchar la segunda parte del álbum, lanzada meses después, nos deja claro Timberlake no es un superhombre; también comete errores.

7. Fitz and the Tantrums, "More Than Just a Dream": el segundo álbum de Fitz and the Tantrums es una mezcla increíble de sentimiento y sonidos pop animado e irresistible que lo deja a uno queriendo más. Encabezado por los cantantes Michael Fitzpatrick y Noelle Scaggs, vale la pena seguirle la pista a este grupo.

8. Janelle Monae, "The Electric Lady": el más reciente álbum de Janelle Monae demuestra que la cantante ha crecido desde que debutó hace tres años con "The ArchAndroid". "The Electric Lady" es casi tan grande como ese disco y tiene canciones obligatorias como "Primetime", un dueto con Miguel, que es posiblemente la mejor canción de R&B del año, y "Give Em What They Love", con la ayuda de Prince.

9. Miley Cyrus, "Bangerz": es una pena que Miley Cyrus actúe literalmente como una demoledora cuando su disco es realmente una joya. "Bangerz" es simplemente brillante. En vez de cantar piezas pop predecibles, Cyrus se arriesga en lo que se ha convertido en su disco revelación, y esto demuestra que hay cosas más allá de su apariencia de niña salvaje. "Wrecking Ball" es una de las mejores canciones pop del año, "FU" y "Do My Thang" están llenas de ritmo y la canción con Britney Spears "SMS (Bangerz)" es ridículamente pegajosa. Ojalá que Cyrus se pueda concentrar en cantar, en vez de bailar.

10. Tegan & Sara, "Heartthrob": el dúo de cantantes canadienses Tegan y Sara crearon un álbum pop con canciones optimistas que suenan increíble. Del éxito "Closer" a la pieza con múltiples niveles "I Was a Fool", el octavo disco del grupo canadiense es un viaje de pop electrónico y piezas agradables al oído. Es difícil no enamorarse de "Heartthrob".

____

Los elegidos por Chris Talbott (twitter.com/Chris_Talbott):

1. Chance the Rapper, "Acid Rap": el segundo álbum de este rapero de Chicago de 20 años, que rechazó a todas las disqueras para irse de gira por el país en una camioneta, es una épica de flujo de conciencia. Está lleno de la diversión de la delincuencia juvenil mezclada con algunos momentos aterradores. Tan sólo con escuchar la segunda parte de "Pusha Man" uno puede hacerse una idea de lo que se siente estar asustado todo el tiempo.

2. Queens of the Stone Age, "... Like Clockwork": se convirtió en uno de sus álbumes más pensados y poderosos emocionalmente. La música fue difícil temáticamente — escrita después de que Josh Homme estuvo cerca de morir por una cirugía — y se hizo con turbulencia dentro de la banda, lo que aplazó el proceso de grabación. Dave Grohl, Elton John y otros amigos se sumaron para terminar el disco. Canciones como "My God Is the Sun" y "Smooth Sailing" están entre las mejores que ha producido el grupo.

3. Earl Sweatshirt, "Doris": su música fue mucho más interesante que el escándalo que acompañó su desaparición un año de la vida pública. Earl cuenta más de sí mismo en canciones como "Burgundy" y "Chum" que en horas de entrevistas: sus sentimientos respecto a sus padres, su amistad con el rapero Tyler, the Creator y el sentimiento claustrofóbico que le produce la atención mediática.

4. J. Cole, "Born Sinner": J. Cole cambió la fecha de lanzamiento de "Born Sinner" al mismo día del de "Yeezus" de Kanye West y lo hizo a propósito. Gracias a su atrevimiento el 18 de junio resultó ser el día de la música en el año (revisa el puesto 5 y el 6 de esta lista). Aunque Ye lo superó al principio, la alegría de Cole, su humor inteligente, su producción ligera y su energía positiva ganaron al final. Cole demostró por que es distinto a sus rivales con la favorita "Let Nas Down".

5. Kanye West, "Yeezus": abrasivo, furioso y a veces absurdo, pero interminablemente fascinante, "Yeezus" es un puñetazo al sistema. Pueden quejarse cuanto quieran sobre el contenido lírico de West, sus declaraciones ridículas y su enorme ego, pero la producción está tan en el futuro que podrían calificarla de ciencia ficción. La sorpresa es que hay muchas cosas con las cuales identificarse. Y cuando West entrelaza su voz con la de Nina Simone al principio de "Blood on the Leaves" es hermoso, así que a quién le importa lo que diga.

6. Mac Miller, "Watching Movies With the Sound Off": pocos habrían podido predecir que Mac Miller le daría lo suyo a Cole y West el 18 de junio, pero llegó con un impresionante disco de 19 piezas que lo colocó como un productor y autor cuyas letras vale la pena escuchar. Miller se mudó a Los Angeles y presentó un álbum con una profundidad inesperada, que rivaliza en muchos sentidos con "Yeezus" por su gran originalidad. Nuevos amigos como Jay Electronica, Earl Sweatshirt, Tyler, the Creator, y Schoolboy Q le ayudaron a mantener la energía.

7. Drake, "Nothing Was the Same": este fue mi disco más esperado del año y aunque no me gustó tanto como "Take Care", la producción de Noah "40" Shebib es impresionante y aprendí más de Drake de lo que pensaba. Al escuchar los versos sobre su relación con Lil Wayne y Nicki Minaj en "Tuscan Leather" y "los asuntos" con su madre en "Too Much", que incluye a Sampha, es imposible decir que uno no se siente identificado.

8. Parquet Courts, "Light Up Gold" (relanzado en 2013): parece que Stephen Malkmus y el resto de Pavement no nos darán música nueva, así que estuve buscando un reemplazo. Parquet Courts es lo más cercano a la elegante anarquía de mis héroes de los 90. Canciones como "Master of My Craft", "Borrowed Time" y mi favorita "Disney P.T." me recuerdan que las rimas inteligentes y los acordes sencillos solían hacerme feliz.

9. The Civil Wars, "The Civil Wars": podemos morir felices si este es el último disco que tendremos del dúo. La aparente separación de Joy Williams y John Paul White fue la nota más triste de la música de este año y llegó justo cuando lanzaron un disco que desató su potencial al subir el volumen y tensión de las guitarras.

10. Danny Brown, "Old": Brown dejó de lado al personaje alegre que presentó en su álbum revelación "XXX" para volver a canciones sobre la vida en las calles de Detroit en la resaca de su nuevo éxito. Cuenta el horror de un viaje a una tienda en "Wonderbread" e ignora mensajes de su hija mientras pulveriza unas píldoras en su cuarto de hotel en "Clean Up".