Nicaragua envió hoy una nota de protesta a Costa Rica por el anuncio de la presidenta de ese país, Laura Chinchilla, de que continuará con la construcción de una carretera que Managua ha denunciado por supuestos daños ambientales al fronterizo río San Juan, de soberanía nicaragüense.

Chinchilla anunció el viernes pasado que continuará con la construcción de la vía de lastre paralela al afluente, después de que ese mismo día la Corte Internacional de Justicia (CIJ) emitiera un fallo en el que rechazó unas medidas cautelares solicitadas por Managua relacionadas con la carretera.

El canciller de Nicaragua, Samuel Santos, dirigió la nota de protesta a su homólogo costarricense, Enrique Castillo, y en ella "lamenta" las declaraciones de Chinchilla quien, según Managua, manifestó que continuarán con la construcción de la carretera "durante este verano".

"Nicaragua no solo lamenta las declaraciones de la presidenta Chinchilla y altos funcionarios (costarricenses) en tanto los mismos niegan lo afirmado por su país ante el alto tribunal y atentan contra la buena fe de las partes", señaló Santos en el documento.

Nicaragua exigió a Costa Rica no continuar "con la construcción de una obra que ella misma ha reconocido que ha sido mal planificada y ejecutada hasta tanto no cumpla con sus compromisos internacionales de garantizar que esa obra no ocasiona más daños" al río San Juan, de soberanía nicaragüense.

La CIJ rechazó el viernes pasado imponer nuevas medidas provisionales por presuntos daños medioambientales causados en la ribera del río San Juan por la construcción por parte de Costa Rica de esa carretera, de 160 kilómetros.

Los jueces de la CIJ, con sede en La Haya, consideraron que Nicaragua "no demostró la urgencia" de las medidas cautelares solicitadas, y que involucraba,entre otras, la presentación por parte de San José de un estudio de efectos medioambientales de las obras y la toma de medidas para reducir o eliminar los efectos de la erosión sobre el río.

Según Managua, en esa orden la Corte tomó en cuenta la aseveración de Costa Rica de que no reanudaría ninguna obra de construcción de la carretera "antes de finales de 2014 o inicios del 2015".

Por lo que el Gobierno sandinista hizo un nuevo llamado al de Costa Rica "a abstenerse de más actos que puedan agravar o prolongar la controversia" ante el máximo tribunal de las Naciones Unidas "o hacerla más difícil de resolver".

"Al igual que hace un llamado al debido cumplimiento de todos estos compromisos adquiridos" ante la CIJ, añadió.

Entre otros, según Managua, la CIJ señaló en sus consideraciones que Costa Rica "reconoció durante el curso de las audiencias orales que tiene un deber de no causar ningún daño significativo transfronterizo como resultado de los trabajos (de) construcción en su territorio".

Según Nicaragua, en su orden la CIJ observó que Costa Rica reconoció "la necesidad de trabajos de mitigación en aras de mitigar los daños causados por los efectos de la mala planificación y ejecución de las obras de la carretera".

Además, que Costa Rica se comprometió a entregar este jueves un estudio de "diagnóstico ambiental que cubre todo el estrecho de la carretera a lo largo del banco del río San Juan".

El Gobierno costarricense ya adjudicó a una empresa privada local el diseño de un primer tramo de 45 kilómetros y espera que en enero próximo estén adjudicados los restantes cuatro, para luego, a mediados de año, abrir la licitación para la construcción de la carretera.

En otro fallo en noviembre pasado, la CIJ ordenó a Nicaragua poner fin al dragado de dos canales en el cauce del río San Juan y retirar de la zona a su personal, como pedía San José.

Tanto esa orden como la del viernes pasado son decisiones previas a la tramitación de dos denuncias mutuas de Nicaragua y Costa Rica sobre un posible daño ambiental al río San Juan y que tienen de fondo la resolución de la soberanía sobre los humedales en la desembocadura de ese río, conocidos como Isla Portillos o Harbord Head. ACAN-EFE

lfp/gf