El Grupo Unidos por el Canal (GUPC), que lidera la española Sacyr Vallehermoso, dijo hoy estar "comprometido" con finalizar en el "plazo correspondiente" el proyecto de ampliación del Canal de Panamá.

"El principal objetivo de Grupo Unidos por el Canal es finalizar la obra de ampliación de la vía interoceánica en el plazo correspondiente, para que Panamá y el mercado internacional utilicen su nuevo juego de esclusas", indicó el consorcio internacional en un comunicado divulgado este lunes.

El consorcio, que además de Sacyr integran la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña CUSA, resaltó que "hasta el momento, GUPC ha cumplido con el cronograma presentado a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) consiguiendo que la obra cuente ya con más de un 64 % de avance".

La prensa local publicó este lunes que el administrador de la ACP, Jorge Quijano, habló de que ese organismo tiene la capacidad de tomar el control del proyecto de construcción del nuevo juego de esclusas en caso de que el GUPC no cumpliera el contrato.

El diario panameño La Prensa publicó unas declaraciones de Quijano en las que habla de la situación del proyecto después de que el GUPC supuestamente pidió negociar fuera de contrato costos adicionales de la obra, cercanos a los 800 millones de dólares según versiones periodísticas, algo que el Canal descartó.

Según la información de prensa, Quijano dijo que se negó a negociar con el GUPC cualquier ajuste de costos fuera de contrato "porque se puede perder la garantía de fianza de cumplimiento", que suma 600 millones de dólares a cargo de una aseguradora.

"GUPC ha visto con sorpresa las declaraciones en los medios de comunicación sobre supuestas presiones en el proceso de negociación que llevan a cabo ambas partes, y desea aclarar que no ha ejercido ningún tipo de presión y que todas las reclamaciones se han cursado por las vías previstas en el contrato", indicó el consorcio en su comunicado.

Respecto a las reclamaciones, el consorcio aseveró que su "espíritu es seguir dialogando hasta lograr un acuerdo satisfactorio para ambas partes, siempre dentro de un ambiente de respeto mutuo y de la legalidad que marca el contrato".

"GUPC entiende que ese diálogo es el camino a través del cual tanto la ACP como el Consorcio pueden cumplir su objetivo, que es concluir el proyecto en el menor tiempo y costo posible facilitando el impacto positivo que tendrá para la economía de Panamá y para el comercio mundial", señaló el comunicado.

De acuerdo a la publicado este lunes por el diario La Prensa, Quijano expresó su confianza en que el GUPC actuará con "sabiduría", continuará con los trabajos y se atendrá a los canales establecidos para hacer sus reclamos.

"Yo seré el primero que estaré de acuerdo en hacer los pagos a los que, a través del proceso, se justifique que tienen derecho", dijo Quijano, que consideró manejable un aumento de costos de entre 5 % y 10 %, según publicó el rotativo panameño.

El GUPC se adjudicó del proyecto de ampliación, que comenzó en 2007 por un valor global de 5.250 millones de dólares, el contrato para la construcción de las nuevas esclusas, por unos 3.118 millones de dólares.

El Grupo ha presentado a lo largo del tiempo varias reclamaciones por costos adicionales, entre ellas una en 2012 por 573 millones de dólares, que la ACP rechazó, por lo que el consorcio apeló a la Junta de Resolución de Conflictos (DAB, por sus siglas en inglés), un organismo independiente contemplado en el contrato.

Según el rotativo panameño, la ACP fue notificada la semana pasada por el consorcio, vía correo electrónico, que había retirado el reclamo ante la DAB.

Acan-Efe intentó obtener una versión del GUPC, sin obtener respuesta, mientras que el comunicado difundido por el consorcio este lunes no se refiere a ese asunto.

El tercer juego de esclusas, que añadirán un tercer carril para el tránsito de buques con capacidad de hasta 12.600 contenedores, casi el triple de lo actual, estará operativo en el primer semestre de 2015, nueve meses después de lo estipulado en el contrato.

Los retrasos se deben principalmente al rechazo reiterado por parte de los técnicos de la ACP de la mezcla de cemento que debía usarse en el vaciado de las estructuras de las nuevas esclusas del Canal, según el GUPC. ACAN-EFE