La ministra de Asuntos Exteriores italiana, Emma Bonino, alabó hoy el desarrollo experimentado en los últimos años por Latinoamérica y pidió a los cancilleres procedentes del subcontinente americano poner fin al "proteccionismo sectorial" para mejorar los lazos de colaboración socioeconómica.

Lo dijo durante la inauguración de la VI Conferencia Italia-América Latina y Caribe que se celebra durante hoy y mañana en Roma y que, bajo el título de "Desarrollo territorial y de las PYME para el crecimiento sostenible, la integración y la cohesión social", trata de abrir nuevos lazos de cooperación entre Italia y la región latinoamericana y caribeña.

"Tenemos que renunciar a la protección sectorial de nuestras economías para construir un futuro común y favorecer el crecimiento de una economía de calidad", aseveró la jefa de la diplomacia italiana ante los 16 cancilleres latinoamericanos presentes en la Farnesina, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores de Roma.

Durante su alocución, que comenzó en español y con la lectura de un mensaje de Giorgio Napolitano, presidente de la República italiana, Bonino tildó de "éxito" esta edición de la conferencia dada "su concurrencia".

Bonino reivindicó que América Latina tiene que ser un amplio territorio de bienestar ligado a la Unión Europea y, en concreto, a Italia, que, a su juicio, "tienen un especial interés en el desarrollo de la región".

"Entre Italia y Latinoamérica hay una relación íntima desde hace generaciones. Hay muchos italianos en Latinoamérica y más de 2 millones de ellos tienen nacionalidad italiana lo que supone un gran intercambio de ideas y de vínculos, un recurso fundamental", explicó la canciller italiana.

En este sentido, la responsable de Asuntos Exteriores italiana alabó el crecimiento que Latinoamérica y el Caribe han experimentado en los últimos años aunque, a su juicio, "queda mucha tela que cortar".

Además, la responsable de Exteriores de Italia solicitó una mayor colaboración entre ambas regiones para luchar contra el crimen organizado que, a su juicio, se ha visto favorecido por la globalización.

"Las oportunidades de la globalización, de una liberalización de los intercambios y de la circulación de las personas ha sido aprovechada por las mafias y el crimen organizado para llevar a cabo sus negocios y nosotros hemos actuado con retraso", reconoció Bonino.

A este encuentro, de carácter bienal, acudieron representantes de 16 países latinoamericanos y caribeños, Italia, la Comisión Europea, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) y de diversas empresas e instituciones.