El ex grandesligas Magglio Ordóñez fue electo alcalde del municipio Sotillo, del oriental estado de Anzoátegui, uno de los 335 municipios que estaban en disputa en las elecciones del domingo en Venezuela.

La victoria de Ordóñez, que militó en las mayores en los Medias Blanca de Chicago y los Tigres de Detroit entre 1997 y el 2011, fue anunciada por el presidente Nicolás Maduro.

"Felicitaciones a nuestro Magglio Ordóñez, quien ganó en la alcaldía de Sotillo", dijo Maduro en un discurso televisado ya tarde el domingo por la noche.

La presidente del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, indicó el domingo que con excepción de las capitales de estado y el Distrito Capital, el resto de los cómputos finales se anunciarán por los organismos regionales más adelante y que las cifras se comunicarán cuando sean "irreversibles".

En estos comicios se elegían 335 alcaldes, 2.455 concejales en la capital y los 23 estados del país, y las alcaldías metropolitanas de Caracas y del Alto Apure, en el suroeste del país.

Ordóñez, de 39 años, es parte de una camada de candidatos oficialistas emergentes, como Winston Vallenilla, animador del programa de televisión "La Guerra de los Sexos", y Antonio "El Potro" Alvarez, cantante de reguetón y ex jugador de béisbol, quienes se postularon por las alcaldías capitalinas de Baruta y Sucre, y el municipio de Sotillo, una localidad costera en el estado Anzoátegui, unos 315 kilómetros al oriente de Caracas. De los tres, Ordóñez fue el único victorioso.

Más de tres decenas de alcaldes fueron desbancados y cientos de dirigentes de base dejados a un lado como parte de una estrategia electoral que impulsó Maduro de cara a los comicios municipales del 8 de diciembre.

Algunos analistas coinciden que Maduro echó mano de actores, cantantes de reguetón y deportistas para postularse a alcaldías donde las posibilidades de triunfo eran escasas y para suplir en parte la ausencia del carismático presidente Hugo Chávez como motor de la campaña y consolidar su liderazgo en el partido.

La medida también pareció favorecer la unidad oficialista al decantarse en muchas regiones por candidatos ajenos a las distintas facciones del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), con lo que habría conjurado, por ahora, las luchas intestinas por el liderazgo que muchos vaticinaban tras el fallecimiento de Chávez el 5 de marzo. Chávez manejó el partido con mano de hierro y que siempre tuvo la última palabra sobre candidaturas y cualquier disputa partidista.

Luis Vicente León, directivo de la firma encuestadora venezolana Datanálisis, consideró que más allá del impacto inicial, la decisión de Maduro de desplazar dirigentes del partido con tradición, con trabajo hecho y con apego a las bases del partido responde a que fueron postulados en municipios donde la oposición es fuerte y el oficialismo tiene escasas posibilidades de triunfo.

"El PSUV lanzó 'estrellas' y no líderes políticos sólo en los espacios donde siguiendo la ruta convencional se estrellarían estrepitosamente", dijo León recientemente a la AP.

"El riesgo que corre el oficialismo siendo irreverentes es prácticamente nulo", agregó.

El partido oficialista obtuvo 4.584.477 (44,16% de los votos), mientras que la Mesa de Unidad 4. 252.082 (40, 96. El Partido Comunista obtuvo el 1,6% de los votos y otras organizaciones políticas el 13, 26%, según la autoridad electoral.

En sus 15 temporadas consecutivas en las mayores, Ordoñez dejó un promedio vitalicio de .309, producto de 2.156 hits en 6.978 turnos al bate. Anotó un total de 1.076 carreras y empujó 1.236.

Sumó un total de 741 extrabases, 294 jonrones, 426 dobles y 21 triples.

Agobiado por las lesiones, en particular una lesión recurrente en la rodilla izquierda, oficializó su retiro en 2012.