Zach Johnson remontó una desventaja de cuatro golpes cuando restaban ocho hoyos por jugar, embocó desde un área de drop para par en el último hoyo para forzar un desempate, y derrotó en el torneo World Challenge al jugador número uno del escalafón mundial cuando Tiger Woods falló un putt de 1,5 metros (cinco pies) para par en el primer hoyo adicional.

"Bastante impresionante lo que realizó", dijo Woods. "Me alcanzó".

Fue una despedida extraordinaria en el Sherwood Country Club, el cual fue anfitrión del World Challenge por 14ta y última ocasión antes de mudarse a Florida el próximo año.

De muchas maneras, la gran sorpresa fue el ganador.

"Me siento muy dichoso y un poco afortunado", dijo Johnson, quien se colocó entre los 10 primeros jugadores del mundo por primera vez en su carrera.

Para Woods, fue apenas la cuarta ocasión en su carrera que pierde tras llegar a la última ronda con una ventaja de al menos dos golpes, la segunda en Sherwood: Graeme McDowell se sobrepuso a una desventaja de cuatro golpes en 2010 y venció a Woods en un desempate.

Éste fue mucho más dramático.

Estaban empatados después de que Johnson conectó su golpe de salida a 1,2 metros (cuatro pies) para birdie en el hoyo 17. Jugando desde el rough izquierdo, Woods se quedó corto por poco y vio cómo su golpe de aproximación descendió de un green elevado a la trampa de arena. Johnson le siguió con su pero golpe de la semana, un golpe con hierro ocho tan débil que se quedó bastante corto y en zona complicada.

Johnson sabía que Woods tenía un golpe difícil desde el bunker, y si él lograba un buen tiro de aproximación desde aproximadamente 65 yardas en la zona de drop, un bogey podría ser suficiente para forzar un desempate. La bola botó tres veces y luego retrocedió unos centímetros para embocar, consiguiendo un improbable par y firmando una tarjeta de 68 golpes, cuatro bajo par.

"Algo demasiado dramático para mí", comentó Johnson.

Woods realizó un enorme golpe desde la trampa de arena a 60 centímetros y logró el par para sumar 70 golpes. Ambos terminaron con 275, 13 abajo del par de campo.