El juego ofensivo acaparó el protagonismo en la jornada de la NBA que tuvo un recuerdo especial a la figura del expresidente sudafricano Nelson Mandela, fallecido ayer, y dejó los triunfos de los Bulls de Chicago, Los Ángeles Clipper y los Knicks de Nueva York.

Enfrentarse ante los campeones de liga, los Heat de Miami, siempre ha sido una motivación extra para los Bulls que los recibieron en su campo del United Center sin el base Derrick Rose, pero con el ala-pívot Carlos Boozer como factor determinante en su triunfo por 107-87.

Boozer se encargó de liderar el ataque ganador y balanceado de los Bulls al aportar 27 puntos y nueve rebotes, mientras que el alero sudanés Luol Deng consiguió 20 puntos y repartió cinco asistencias.

El ala-pívot reserva Taj Gibson fue el sexto hombre de los Bulls al anotar 19 puntos y también capturar seis rebotes que ayudaron a la victoria de los Bulls (8-9), la segunda que consiguen en los últimos ocho partidos disputados.

El pívot Joakin Noah fue el dueño del juego bajo los aros y otra de las claves de la victoria de los Bulls al aportar un doble-doble de 17 puntos, 15 rebotes, incluidos 12 que fueron defensivos. Además dio tres asistencias y recuperó un balón, sin que perdiese ninguno.

El base Kirk Hinrich, que ha ocupado el puesto de Derrick Rose, lesionado, hizo también una buena labor al conseguir 13 puntos, repartir siete asistencias y capturar cinco rebotes.

El poder y dominio que los Bulls tuvieron bajo los aros le permitió capturar 49 rebotes por tan sólo 27 de los Heat, siete de ellos del alero reserva Michael Beasley, que fue el mejor jugador de los Heat dentro de la pintura.

De nuevo la ausencia del escolta Dwyane Wade, baja por molestias musculares, dejó a los Heat sin su segunda mejor opción de ataque y sólo tuvieron al alero LeBron James como máximo responsable de cargarse al equipo sobre sus hombros.

James no brilló y su aportación de 21 puntos (7-17, 1-4, 6-8), cinco rebotes, tres recuperaciones de balón y dos asistencias no impidieron la segunda derrota consecutiva de los Heat (14-5).

El base Chris Paul anotó 15 puntos y encabezó la ofensiva balanceada de los Clippers que se impusieron a domicilio por 81-101 a los diezmados Grizzlies de Memphis.

Junto a Paul, que también repartió ocho asistencias y recuperó dos balones, los reservas, el base Darren Collison y el escolta Jamal Crawford, aportaron 15 puntos cada uno, mientras que el ala-pívot Blake Griffin llegó a los 14 tantos, capturó nueve balones bajo los aros y repartió cinco pases de anotación.

El pívot DeAndre Jordan también destacó de nuevo en el juego defensivo al ser el mejor bajo los aros tras aportar un doble-doble de 10 puntos, 14 rebotes, tres tapones, dos asistencias y dos recuperaciones de balón.

La victoria permitió a los Clippers (13-7) romper una racha de dos derrotas consecutivas, volver al camino del triunfo y seguir líderes en la División Pacífico, donde los Warriors (11-8), que tuvieron jornada de descanso, son segundos.

El pívot Kosta Koufos, que ocupa el puesto de titular en sustitución del español Marc Gasol, baja por lesión, lideró el ataque de los Grizzlies al conseguir 17 puntos, nueve rebotes y recuperó dos balones.

La racha perdedora de nueve derrotas consecutivas que tenían los Knicks llegó a su final después de que venciesen a domicilio por paliza de 83-113 a los Nets de Brooklyn, en el primer duelo de la temporada entre equipos de la Gran Manzana.

Los Knicks dejaron atrás la pesadilla de la peor racha perdedora de la NBA y los Nets, que perdieron el sexto partido consecutivo, confirmaron que son el equipo que peor juega junto a los Bucks de Milwaukee dentro de la Conferencia Este.

Una vez más, el alero Carmelo Anthony fue el que se encargó de ejercer el liderazgo y dirigió a los Knicks (4-13) con un ataque balanceado y arrollador que nunca dio opción a los Nets (5-14).

Anthony, a pesar que sólo jugó 31 minutos (no salió en todo el cuarto periodo), aportó un doble-doble de 19 puntos, 10 rebotes y seis asistencias, que le permitieron encabezar una lista de cinco jugadores de los Knicks que tuvieron números de dos dígitos.

El escolta Iman Shumpert dejó a un lado los rumores de su posible traspaso y jugó su mejor partido de la temporada al aportar 17 puntos tras anotar cinco triples, capturar seis rebotes y recuperar dos balones.

Mientras, el pívot cubano estadounidense Brook López volvió a ser el único que se salvó del pobre juego individual y de equipo que hicieron los Nets al aportar 24 puntos, nueve rebotes y un tapón.