Nacional, uno de los equipos grandes del fútbol uruguayo, y River Plate, revelación de la temporada, mantienen una puja "cabeza a cabeza" por el título del Apertura a falta de dos jornadas para finalizar el campeonato y con Danubio expectante y a la espera de un traspié de ambos.

Nacional aparece como el favorito para quedarse con el título debido a que tiene una plantilla con abundancia de figuras, entre ellos los internacionales Andrés Scotti (defensa) y Álvaro Fernández (centrocampista), más el histórico 'cerebro' Álvaro Recoba, el también creativo Ignacio González y el goleador Iván Alonso, que suma 11 goles en 13 partidos.

La experiencia de esos futbolistas en jugar partidos decisivos y donde los puntos pesan mucho les da una ventaja.

El presupuesto de Nacional, que dirige el argentino Rodolfo Arruabarrena, es varias veces superior al de River Plate.

Además, los directivos y seguidores del equipo quedaron "con la sangre en el ojo" debido a la derrota de Nacional en el clásico frente a Peñarol, hace dos semanas y pese a que este último, actual campeón de Liga, tiene el peor inicio de temporada de su historia y acumula cinco derrotas.

La única forma de que los seguidores de Nacional puedan digerir la derrota clásica, que además fue clara y aún les molesta, es que el equipo logre levantar la copa del Apertura.

River Plate no parece dispuesto a facilitarle las cosas aunque tenga una plantilla sin grandes figuras.

La continuidad del cuerpo técnico que encabeza Guillermo Almada y cumple su tercera temporada al frente de la plantilla, algo poco habitual en el fútbol uruguayo, parece ser la clave de los éxitos.

En ese tiempo River Plate traspasó a varias de sus figuras y mejoró su condición económica, que era complicada, pese a lo cual logró mantener un padrón de juego que está por encima de las individualidades.

Nos obstante, cuando los rivales le han puesto más dificultades y logran neutralizar su juego conjunto han aparecido sus individualidades para marcar goles fundamentales.

En la clasificación Nacional ganó nueve de los trece partidos que disputó, perdió los cuatro restantes y suma 27 puntos mientras que River Plate ganó ocho, empató tres y perdió solo dos.

El último de sus empates fue precisamente en la jornada anterior frente a El Tanque Sisley que lucha por alcanzar un puesto en los torneos internacionales.

La definición del título está abierta.

Ambos equipos pasaron por dificultades y cedieron puntos en las últimas jornadas, pero a la vez mostraron rebeldía para dar vuelta resultados y trámites de juego adversos.

Danubio es el tercero en discordia, pero parece desinflarse.

Hace dos jornadas perdió en su casa frente a River Plate, que llegó a tener dos futbolistas menos en el campo, y el pasado fin de semana volvió a caer esta vez por 3-0 frente a Rentistas.

Pese a ello suma 26 puntos y aún sueña con llegar al título aunque ya no depende de sí mismo y además deberá reacomodar juego y cabeza si quiere llegar con opciones a la última jornada.

Quienes ya piensan en refuerzos de cara al Clausura son los directivos de Peñarol, de muy baja campaña en el inicio de la temporada y que en el próximo semestre deberá jugar la Copa Libertadores.