Miami, 3 dic (EFEUSA).- Un equipo de investigación de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) busca ayudar a los padres de niños autistas e hiperactivos a construir amistades y mantenerlos alejados del acoso escolar.

Con el libro "The Science of Making Friends", un DVD y una aplicación para móviles el equipo dirigido por la doctora Elizabeth Laugeson busca llevar su experiencia clínica a padres de adolescentes que padecen autismo, hiperactividad, ansiedad, depresión u otras dolencias que limitan su vida social.

Estos jóvenes, a menudo encuentran dificultades para hacer y mantener amistades, dijo a Efe Laugeson, directora del Programa para la Educación y Enriquecimiento de Habilidades Relacionales (PEERS) de UCLA.

La investigadora destacó que existe la creencia de que se nace con habilidades sociales, sin embargo, "desarrollarlas es una ciencia, y llamamos a este libro 'La ciencia de hacer amigos' porque creemos que las habilidades sociales son algo que se puede estudiar y enseñar".

Por eso este nuevo material busca ayudar a los adolescentes a aprender a hacer y mantener amigos, además de ofrecer estrategias para combatir el acoso o bullying.

"Las personas con autismo enfrentan día a día el reto de interactuar socialmente. Las clases de habilidades que damos por sentado, como tener una conversación, hacer planes con amigos, o saber cuándo no somos aceptados, no vienen naturalmente con las personas con trastorno del espectro autista", resaltó.

Además, "debido a que tienden a estar socialmente aislados, pueden convertirse en las víctimas de las burlas y la intimidación", aseguró y agregó que "a los acosadores o 'bullies' les gusta meterse con los niños que están solos porque son objetivos que parecen fáciles".

La también profesora de psiquiatría de UCLA detalló que "el tipo más común de intimidación verbal implica las burlas. Casi ningún adolescente es inmune a ellas, pero lamentablemente, los que tienen retos de socialización están mal equipados para manejar esta guerra social".

La doctora resaltó que resulta aún más frustrante cuando a menudo se da a los adolescentes el consejo equivocado acerca de cómo manejar las burlas.

"Se les dice que ignoren las burlas, se vayan o se lo digan a un adulto. El problema es que si se ignora, te tachan de débil; si te vas, te siguen, y si le dices a un adulto, te catalogan como un 'soplón' y quieren tomar represalias".

En todos esos casos, dijo la investigadora, lo más probable es que el acosado vuelva a ser nuevamente objeto de burlas.

Por eso dijo que con este nuevo material en lugar de dar un consejo equivocado, se busca enseñar a los adolescentes a contestar a las burlas con palabras o frases como 'Lo que sea (whatever), "o" De todos modos (anyway)" o ¿Y tu punto es? (what is your point).

"Son maneras efectivas de manejar las burlas. Estas respuestas no sólo dan la impresión de que no nos importa, también hacemos avergonzar al acosador", afirmó.

"Las personas con autismo a menudo tienen dificultades con el uso del humor apropiadamente. Pueden repetir chistes sin parar, o tienen dificultad para entender el significado de bromas o sarcasmos. Con este material enseñamos identificar a saber cuándo se ríen con el adolescente o de él".

Al final de cada capítulo del libro hay ejercicios que refuerzan lo aprendido y fue escrito para las familias que no podían acceder al programa PEERS.

La doctora reconoció que aunque los padres ayuden en la socialización de sus hijos, la realidad es que no siempre pueden estar presentes en todas las situaciones, por ello se desarrolló la aplicación FriendMaker (hacer amigos).

Esta aplicación actúa como un entrenador virtual que recuerda las reglas y pasos específicos que deben seguir los adolescentes en diferentes situaciones sociales.

"Nuestra investigación sugiere que los adolescentes y adultos jóvenes con autismo pueden mejorar sus habilidades sociales y disfrutar de la misma calidad de vida que viene de una vida social activa y exitosa", concluyó la investigadora. EFE