El secretario general de Caricom, Irwin LaRocque, expresó hoy su esperanza de que el Caribe sea la primera región del mundo que logre acabar en 2015 con la transmisión del VIH de madres a hijos, para conseguir así una generación libre de sida.

Con motivo de la celebración hoy del Día Mundial del Sida, LaRocque aseguró en un comunicado que la Comunidad del Caribe (Caricom), que este año celebra el 40 aniversario de su formación, "ha renovado y aumentado su enfoque en su razón de ser", que es servir como "una comunidad para todos".

En ese sentido, defendió que "no podía ser más oportuno" el eslogan que a nivel internacional se ha elegido para este Día Mundial del Sida: "Cero nuevos infectados por VIH. Cero muertes por enfermedades relacionadas con el VIH. Cero Discriminación".

Tras apuntar que "la salud es la riqueza de una región", LaRocque expresó su esperanza de que "el Caribe sea la primera región del mundo en eliminar la transmisión de madre a hijo del VIH para el año 2015".

"Soy muy consciente de que, aunque la promesa de una generación libre de sida, que se caracteriza por cero nuevas infecciones por VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida, es una posibilidad real, aún está a cierta distancia", reconoció.

Igualmente, dijo ser "consciente también de que el desarrollo sostenible de esta región está ligado a un desarrollo humano y social que garantice la justicia social y la igualdad para todos".

Por ello, abogó por aumentar los esfuerzos para que todos los ciudadanos de las naciones que integran Caricom tengan "acceso equitativo a una atención sanitaria adecuada".

Caricom está integrada de pleno derecho por Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, Montserrat, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Trinidad y Tobago.

Además, son miembros asociados Anguila, Bermudas, las Islas Vírgenes Británicas, las Islas Caimán y Turkas y Caicos; al tiempo que como observadores figuran Aruba, Colombia, Curazao, México, Puerto Rico, República Dominicana, San Martín y Venezuela.

América Latina y el Caribe, donde viven unas 1,4 millones de personas con VIH, destinó unos 1.950 millones de dólares a la lucha contra el sida entre 2007 y 2011, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que calcula que el 75 % de quienes necesitan tratamiento antirretroviral en la región lo recibe.

La ONU pidió hoy a ambas regiones que sigan trabajando para la plena despenalización de la transmisión del VIH y reconozcan el derecho a la no revelación del estado serológico, como vías para combatir la discriminación y el estigma relacionados con esta epidemia. EFE