El Gobierno dominicano dijo hoy que no acudirá a la reunión pautada en Venezuela con representantes de Haití para conversar sobre la situación creada tras una sentencia que niega la nacionalidad a los hijos de extranjeros ilegales en el país, lo que perjudica a miles de descendientes de haitianos.

Así lo informó el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, quien precisó que la reunión estaba convocada para el sábado.

"Entendemos que el Gobierno haitiano ha roto el acuerdo que firmamos la semana pasada, en el que se priorizaba el diálogo entre los dos países para la búsqueda de soluciones ante cualquier asunto de nuestra agenda común y, en consecuencia, no acudiremos a la reunión", dijo Montalvo.

Haití "ha preferido tomar otro camino y eso pone fin a nuestras conversaciones, en estos momentos", afirmó el ministro.

Venezuela ha actuado como facilitador en los encuentros entre ambas naciones tras la polémica desatada por la sentencia emitida a finales de septiembre por el Tribunal Constitucional (TC), que ha dividido la opinión pública local y ha sido rechazada por organismos dependientes de la ONU.

La Comunidad del Caribe (Caricom) anunció ayer que se posponen las negociaciones para la incorporación de República Dominicana a ese grupo regional a causa de la sentencia.

La presidenta de Caricom y primera ministra de Trinidad y Tobago, Kamla Persad Bissessar, dijo tras una reunión celebrada en Puerto España para analizar el fallo judicial dominicano, que la primera medida aprobada es dejar en suspenso la negociaciones con Santo Domingo.

Persad Bissessar subrayó que la sentencia del TC cambia el escenario de la relación entre ese país y Caricom, aunque reconoció que los Gobiernos regionales han recibido cartas del presidente de República Dominicana, Danilo Medina, en las que aseguró que los afectados por la sentencia no serán deportados.

En tanto, el presidente de Haití, Michael Martelly, que participó en la reunión celebrada en Puerto España, indicó que no tiene mucha fe en la intención de República Dominicana de alcanzar una solución.

Anteriormente, en una carta enviada a Medina, el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, había reclamado que la República Dominicana, que comparte con Haití la isla La Española, sea suspendida del Cariforum si aplica la sentencia del TC, lo que fue rechazado por la Cancillería dominicana.

En la carta Gonsalves explicó a Medina, que se ha puesto en contacto con su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, para recomendarle que la República Dominicana sea expulsada de esa alianza.

Además, Gonsalves recordó al gobernante que el 16 de diciembre hay prevista una cumbre de Petrocaribe en Caracas y le advertió de que si para entonces no está solucionada "satisfactoriamente" la cuestión de los descendientes de haitianos él mismo pondrá sobre la mesa esa controvertida decisión judicial.

La sentencia inapelable del TC fue emitida a raíz de un recurso de revisión de amparo interpuesto por Juliana Deguis Pierre, de 29 años, contra la Junta Central Electoral (JCE) por una sentencia de primera instancia que le negó la cédula de identidad y electoral.

El TC argumentó que, de acuerdo a la Constitución dominicana de 1966 (vigente a la fecha de nacimiento de Deguis Pierre), no le corresponde la nacionalidad dominicana, y, por tanto, tampoco la cédula de identidad y electoral.

En la República Dominicana hay 53.847 hijos de padres extranjeros, de un total de 117 nacionalidades, de los cuales 24.392 fueron inscritos de forma irregular, según el inventario realizado por la Junta Central Electoral (JCE) a los libros del registro civil.