El cineasta Michael Haneke dijo hoy, durante la presentación de un DVD con su escenificación de "Cosi fan tutte" en el Teatro Real de Madrid, que no hay ningún director del mundo que pueda estar a la altura de Mozart y que quien se atreva con las óperas del compositor austríaco "solo puede fracasar".

"No hay ningún director que pueda estar a la altura de Mozart, con Mozart solo se puede fracasar. La cuestión es a qué nivel se fracasa", dijo Haneke durante el acto celebrado en la embajada española en Berlín.

Antes de su escenificación de "Cosi fan tute" en el Teatro Real, Haneke -Premio Príncipe de Asturias de las Artes- había tenido otra experiencia con Mozart con una puesta en escena de "Don Giovanni" en París.

La razón por la cual Hanecke se siente atraído justamente por las óperas de Mozart -en concreto aquellas con libreto de Lorenzo del Ponte, es que son prácticamente las únicas que se prestan a puestas en escena realistas.

"Las óperas de Mozart se prestan al estilo de escenificación realista que es el que cultivo. Hay pocas óperas que se presten a ello", dijo Haneke.

Hanecke, que ha dicho en alguna ocasión que hubiera querido ser pianista, se declara amante de la música pero dice que actualmente va poco a la ópera porque la mayoría de las puestas en escena le parecen de poca calidad.

"Solo voy a la ópera cuando hay un nombre que me garantiza una puesta de escena interesante como es el caso de Robert Wilson", dijo Haneke.

Hanecke tampoco va mucho al teatro ni a cine aunque esto último no se debe a que no le gusten las películas sino a que le molestan "los vecinos comiendo palomitas de maíz y hablando por el móvil".

Por otra parte, en cuanto a las relaciones entre la música y el cine, Hanecke cree que en el tipo de películas que el hace solo debe aparecer la música cuando esta aparece en la vida de los personajes.

"Hay directores que recurren a la música para disimular errores", bromeó Haneke.

"La películas que hago son realistas y allí la música solo tiene cabida cuando cabe en la vida de los personajes, es decir cuando, por ejemplo, alguien toca el piano o escucha la radio", dijo Haneke.

El director admitió que naturalmente hay otro tipo de cine en el que la música puede tener otro papel.