El ministro principal escocés, el nacionalista Alex Salmond, defendió hoy que Escocia cuenta con "un gran potencial" para ser un país independiente, al dar a conocer el esperado Libro Blanco con los planes para la escisión.

En una presentación en el Centro de Ciencia de Glasgow, Salmond aseguró que la independencia, cuya fecha será el 24 de marzo de 2016 si prospera el "sí" en el referéndum de 2014, le permitirá a Escocia aprovechar todas sus oportunidades, dados sus recursos energéticos.

El texto, de 670 folios y titulado "El futuro de Escocia. Su guía para una Escocia independiente", señala que la separación creará una Escocia "más democrática, más próspera y más justa".

Salmond, que hizo la presentación junto con la "número dos" del Gobierno autónomo, Nicola Sturgeon, aseguró que "el futuro de Escocia está en manos de Escocia" al defender los beneficios de la separación si los votantes apoyan el "sí" en el plebiscito que se celebrará el 18 de septiembre de 2014, en el que podrán votar todos los mayores de 16 años.

"Tenemos la gente, la capacidad y los recursos para hacer de Escocia un país con más éxito. Lo que necesitamos ahora son los instrumentos económicos y los poderes para construir una economía más competitiva, más dinámica y crear más empleos", agregó el ministro principal, que quiere conservar la libra esterlina y continuar como miembro de la Unión Europea (UE), además de mantener a la reina Isabel II como jefa de Estado.

Por su parte, Sturgeon dijo que la independencia "no es un fin en sí misma", sino que es un medio para construir un país más justo y con mayor bienestar para su población, estimada en 5,3 millones.

El Libro Blanco, dividido en cinco secciones, responde a 650 preguntas, entre ellas sobre delicados asuntos como la moneda, el régimen fiscal, la educación, el estado del bienestar y la defensa.

El documento señala que votar a favor de la independencia supondrá tomar "las decisiones más importantes sobre nuestra economía", a cargo de "la población de Escocia".