La NFL ratificó la suspensión de un partido impuesta al safety de los Titans Michael Griffin, por reincidir en la infracción a las reglas que prohíben los golpes a la cabeza o cuello de rivales que se encuentren indefensos.

El encargado de apelaciones en la liga, Matt Birk, ratificó el martes el castigo. Griffin había apelado la sanción que le impedirá participar en el encuentro del domingo en Indianápolis.

Se marcó a Griffin una infracción por rudeza innecesaria en el segundo cuarto del partido que Tennessee ganó el domingo pasado por 23-19 a Oakland. El safety propinó un duro golpe al tight end de los Raiders Mychal Rivera.

Griffin golpeó abajo e hizo contacto con el tight end cuando caía luego de intentar una atrapada. Fue la segunda infracción de este tipo por parte de Griffin en la campaña y la cuarta desde 2011.

La suspensión costará a Griffin 205.882,35 dólares de su salario base de 3,5 millones en esta campaña. El jugador tiene prohibido realizar actividades relacionadas con el fútbol americano hasta el lunes.

"Todo lo que puedo decir es que me disculpo con los seguidores de los Titans, mis compañeros y la organización", escribió Griffin en un texto. "Espero también que Rivera esté bien. Me disculpo con él y con su familia".

Griffin fue multado con 21.000 dólares por golpear al receptor de los Jets Stephen Hill el 29 de septiembre. La NFL lo sancionó también con 21.000 dólares la campaña anterior, por impactar con el casco la cabeza del receptor de Minnesota Michael Jenkins.

El safety debió pagar además una multa de 7.500 dólares por otro golpe con el casco a la cabeza de un jugador de Carolina, en noviembre de 2011.