El Reino Unido ha protestado ante las autoridades españolas después de que la Guardia Civil abriera una valija diplomática británica mientras era transportada el pasado viernes desde Gibraltar a España, informó hoy el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Funcionarios de la Embajada británica en Madrid presentaron ayer una protesta ante el Ministerio español de Exteriores por lo que consideran una "grave violación" de los principios de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas, según la citada fuente.

Un portavoz de Downing Street, residencia del primer ministro británico, David Cameron, explicó que la protesta fue presentada en forma de nota verbal diplomática y que se transmitió a las autoridades españolas que esa acción era "inaceptable".

"Es clave que el Gobierno español comprenda que este tipo de acciones son inaceptables y que tienen que desistir", añadió el portavoz del Ejecutivo británico, mientras las autoridades españolas declinaban hacer comentarios en Madrid sobre la nueva protesta de Londres.

Una portavoz del Foreign Office había señalado previamente que "hemos pedido a las autoridades españolas que investiguen lo que ha ocurrido y tomen medidas para asegurar que no vuelva a ocurrir".

"La correspondencia oficial y las valijas diplomáticas son inviolables", puntualizó.

El Ministerio de Exteriores en Londres ha recordado que la correspondencia oficial y las valijas diplomáticas están sujetas a lo establecido en la Convención de Viena de 1961 y dijo que el Reino Unido espera que sean respetadas.

"Tomamos muy en serio cualquier denuncia de abuso de los protocolos relativos a la correspondencia oficial y la valija diplomática", afirmó la portavoz del Foreign Office.

Se desconoce quién era el encargado de transportar la valija y las circunstancias del incidente, que fue denunciado por el periódico "Gibraltar Chronicle".

Este caso se suma a recientes problemas entre Madrid y Londres por Gibraltar, como el ocurrido hace unos diez días por la incursión del buque oceanográfico español "Ramón Margalef" en aguas en torno al Peñón, que motivó la convocatoria del embajador español en Londres, Federico Trillo, al Foreign Office.

El Gobierno británico calificó de "grave" y "provocadora" la presencia de ese buque.

La convocatoria de Trillo fue la tercera en un año por la situación en Gibraltar, después de que en noviembre de 2012 fuera llamado por presuntos incidentes con barcos españoles y en agosto pasado por los registros fronterizos.

Fue el pasado mes de agosto cuando se incrementaron las tensiones entre el Reino Unido y España por los intensos controles fronterizos en Gibraltar, dando lugar a filas de varias horas.

El portavoz de Downing Street dijo hoy que el Gobierno británico comparte numerosas áreas de colaboración con el Ejecutivo español como "la Unión Europea o la OTAN", lo que calificó de "importante", pero señaló que, en cuanto a sus desacuerdos sobre Gibraltar, "seguiremos dejándoselo claro".