Las autoridades de sanidad de Estados Unidos levantaron las fuertes restricciones que impusieron al fármaco para el tratamiento de la diabetes Avandia, afirmando que tenían datos que indican que el medicamento no incrementa el riesgo de ataque cardiaco, se informó el lunes.

El anuncio significa que los pacientes ya no tendrán que inscribirse en un registro especial para poder recibir el medicamento. El requerimiento de seguridad, impuesto en 2010, redujo fuertemente el uso de Avandia en Estados Unidos.

El fallo es una victoria tardía para la farmacéutica británica GlaxoSmithKline después de más de un lustro de defender la inocuidad de Avandia, que alguna vez fue uno de los fármacos para diabetes de más venta en el mundo.

Las ventas comenzaron a desplomarse en 2007 después que investigadores plantearon una posible relación con ataques cardiacos. Luego de tres años de debate, la FDA limitó el acceso al fármaco en 2010.