Los líderes de la Comunidad del Caribe (Caricom) buscarán alcanzar el martes una postura común sobre el fallo judicial dominicano que niega la nacionalidad a los hijos de extranjeros indocumentados, medida que afecta principalmente a personas de origen haitiano, se informó hoy en Puerto España.

El Gobierno de Trinidad y Tobago difundió un escueto comunicado en el que detalla que la reunión que se celebrará mañana, martes, en la capital tiene como objetivo abordar la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) de República Dominicana, que puede tener consecuencias sobre miles de descendientes de haitianos.

La reunión estará encabezada por la primera ministra de Trinidad y Tobago, Kamla Persad-Bissessar, que actualmente preside Caricom, señaló la fuente.

La cita contará también con la presencia del secretario general del Caricom, Irwin la Rocque, y el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, especialmente activo en el rechazo a la sentencia del alto tribunal dominicano.

Gonsalves escribió dos cartas al presidente de República Dominicana, Danilo Medina, en las que advertía que de hacerse efectiva la medida del TC, San Vicente y las Granadinas se opondrá a que ese país de habla española se una a Caricom y pedirá que deje de formar parte de Foro del Caribe (Cariforum).

El primer ministro se dirigió también al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, con el objetivo de que República Dominicana sea apartada de Petrocaribe, el acuerdo de cooperación energética suscrito por 14 países de la región.

Gonsalves destacó que el primer anuncio de Caricom de oponerse a la sentencia dictada por el TC dominicano no ha tenido efecto alguno y que medidas diplomáticas poco contundentes pueden ser insuficientes en este asunto.

El antiguo primer ministro de Jamaica James Patterson señaló sobre el tema que es necesaria una condena más firme por parte de los países que forman parte del Caricom.

El fallo del TC fue emitido a finales del pasado mes de septiembre a raíz de un recurso de revisión de amparo interpuesto por Juliana Deguis Pierre, de 29 años, contra la Junta Central Electoral (JCE) dominicana por una sentencia de primera instancia que le negó la cédula de identidad y electoral.

La sentencia, criticada a nivel internacional, puede afectar a cientos de miles de personas nacidas en República Dominicana, la mayoría de origen haitiano, además de alrededor de 35.000 hijos de padres de diferentes nacionalidades.