(Actualiza el número de premios al productor Julio Reyes Copello)

Antonio Martín Guirado

El colombiano Carlos Vives logró tres premios y parecía encaminado a arrasar en la 14 edición de los Grammy Latino, pero la ceremonia resultó amable en la recta final con Draco Rosa y Marc Anthony, quienes se llevaron los trofeos a mejor álbum y mejor grabación, respectivamente.

Vives fue el triunfador con tres galardones: mejor canción del año, mejor canción tropical (ambos por "Volví a nacer") y mejor álbum de fusión tropical ("Corazón profundo"), si bien no logró imponerse en las dos últimas categorías de la velada que le habrían brindado un triunfo más contundente.

El de Santa Marta, de 52 años, suma así seis Grammy Latino en su carrera.

Rosa, visiblemente emocionado, admitió que su victoria por "Vida" fue inesperada. "Nunca se sabe. Muchas gracias a mi gente por respaldarme en un momento difícil. La música es grande", comentó en referencia al cáncer que le diagnosticaron hace dos años y medio.

Por su parte, Anthony, que recogió su gramófono dorado al grito de "¡Boricuas!", dedicó el triunfo a sus hijos y reconoció que este éxito le llega en un "momento muy especial" de su vida.

"Esto significa para mí más que nunca porque estoy viviendo un momento muy especial. La letra de la canción lo dice todo", comentó sobre el contenido de "Vivir mi vida", el tema galardonado.

El productor estadounidense Sergio George también obtuvo tres estatuillas: mejor productor del año, mejor álbum de salsa ("Sergio George Presents Salsa Giants") y grabación del año ("Vivir mi vida", de Marc Anthony).

El mismo número se llevó el colombiano Julio Reyes Copello por mejor grabación ("Vivir mi vida", de Marc Anthony), mejor álbum vocal pop contemporáneo ("La música no se toca", de Alejandro Sanz) y mejor ingeniería de grabación para un álbum ("Kany García", de Kany García)

La formación argentina Bajofondo, la artista mexicana Natalia Lafourcade y el brasileño Caetano Veloso lograron dos gramófonos dorados cada uno en el evento organizado en el Mandalay Bay Events Center.

La gala no empezó de la mejor manera ya que la fuerte lluvia que caía en Las Vegas obligó a cancelar el desfile de celebridades por la alfombra verde del evento, pero las tres horas de espectáculo dejaron momentos de emoción que pusieron en pie al público, como los protagonizados por Paquita la del Barrio, Miguel Bosé y Natalie Cole.

Fueron las actuaciones más destacadas de una larga lista que incluyó a Winsin ("Que viva la vida"), Jesse & Joy ("Llorar"), Carlos Vives ("Volví a nacer"), Leslie Grace ("Be my baby"), Alejandro Sanz ("La música no se toca"), Enrique Iglesias, India Martínez y Descemer Bueno ("Loco"), Draco Rosa y Ricky Martin ("Más y más"), Pablo Alborán ("Tanto"), El Dasa ("Casi perfecto") y Maluma y Becky G ("La temperatura"),

Después aparecieron Paquita la del Barrio con Mariachi Sol de México de José Hernández ("Romeo y su nieta"), Marc Anthony ("Vivir mi vida"), Pitbull con El Cata y Enrique Iglesias ("Echa pa'lla", "Cotorra y voli" y "I like it") y se produjo el momento estelar de Miguel Bosé, que cantó "Te amaré", "Nada particular", "Bambu" y "Amante Bandido" con ayuda de Laura Pausini, Juanes y Ricky Martin.

El colofón lo pusieron Gian Marco ("La flor de la canela"), Carlos Santana y Juanes ("La flaca"), Wisin y Yandel ("Hasta abajo" y "Algo me gusta de ti"), Natalie Cole ("Acércate más"), Banda Carnaval con Calibre 50 ("Gente batallosa") y Salsa Giants ("Para celebrar").

Alejandro Sanz puso su firma al premio de mejor álbum vocal pop contemporáneo por "La música no se toca", que supone el Grammy Latino número 16 de su carrera.

Minutos después subió al escenario y tocó la canción homónima de ese disco acompañado de 30 estudiantes de la Universidad de Berklee, la escuela de música más importante del mundo, donde recientemente fue investido doctor honoris causa.

El dúo de rock fusión argentino Illya Kuryaki and The Valderramas, que aspiraba a cinco premios, se conformó con un trofeo, el de mejor canción urbana, por "Ula ula"

La velada también deparó reconocimientos importantes para Andrés Cepeda (mejor álbum vocal pop tradicional, por "Lo mejor que hay en mi vida"), La Vida Bohème (mejor álbum de rock, por "Será"), Beto Cuevas (mejor álbum pop rock, por "Transformación") y Roberto Carlos (mejor canción brasileña, por "Esse Cara Sou Eu").

En el terreno de música latina, el mejor álbum de música ranchera fue para Vicente Fernández ("Hoy"); el mejor álbum de música tejana llevó la estampa de David Garza ("Just Friends"), y la mejor canción regional mexicana fue concedida a Pedro Fernández ("Cachito de cielo"). EFE

mg/cat