Paul Allen, fundador de Microsoft y propietario de los Seahawks de Seattle, dijo el jueves que financiará con 2,4 millones de dólares un estudio de dos años de duración sobre la posible relación entre los golpes frecuentes a la cabeza y la demencia.

Investigadores del Instituto Allen de Neurociencia y de la Universidad de Washington examinarán cerebros donados para explorar vínculos entre lesiones de la cabeza y problemas posteriores como Alzheimer y Parkinson.

La NFL transó recientemente por 765 millones de dólares por las demandas por lesiones cerebrales que presentaron aproximadamente 19.000 jugadores retirados, que podrían recibir dinero y exámenes médicos. La semana pasada, la Asociación de Jugadores de la NFL anunció la creación de un organismo nuevo para ayudar a ex jugadores a resolver problemas médicos y financieros.

El estudio de Seattle no está relacionado financieramente con esos dos casos.

Los investigadores estudiarán cerebros del banco de cerebros de Group Health, el cual tiene más de 500 cerebros donados durante los últimos 25 años por ancianos de Seattle para realizar investigaciones sobre envejecimiento y función cognitiva.

Los investigadores han recopilado una gran cantidad de información médica y de otra índole sobre cada uno de los donantes, incluido el hecho de que casi uno de cada cinco sufrió algún tipo de lesión cerebral durante su período de vida, desde accidentes automovilísticos a lesiones de guerra.

El Instituto Allen se enfocó previamente en delinear mapas del cerebro sano, pero el doctor Ed Lein dijo que abordar lesiones cerebrales es un siguiente paso lógico.

Sus hallazgos estarán disponibles de manera gratuita. Lein señaló que esperan inspirar y ayudar a otros científicos que buscan ideas de prevención y tratamiento.

Espera que sus descubrimientos interesen al mundo deportivo, pero agregó que "decididamente no están enfocados en lesiones relacionadas a los deportes".