Un individuo que llevaba una bomba falsa fue arrestado el jueves cerca de la oficina del primer ministro Recep Tayyip Erdogan, dijo el ministerio del Interior.

El incidente no fue un caso de terrorismo y el detenido al parecer tiene problemas psicológicos, afirmó el ministro del Interior, Muammer Guler.

La policía hizo dos disparos de advertencia antes de detener al hombre en una calle que conduce a la oficina de Erdogan, dijo un colaborador del primer ministro.

El funcionario solicitó al anonimato porque en Turquía los servidores públicos no pueden hacer declaraciones a la prensa sin autorización.

Erdogan no estaba en su oficina en el momento y nadie fue lesionado por los disparos, dijo el asistente.

El detenido, al que se identificó como Tugrul B., de 53 años, llevaba un dispositivo que parecía una bomba, afirmó el funcionario. El hombre es interrogado y se desconoce el motivo de su acción.

Guler dijo que cinco minutos antes de que lo detuvieran al individuo, éste avisó a la policía en una llamada que un atacante suicida cometería un atentado explosivo.

"El hombre llevaba cables alrededor de la cintura que parecían (parte de) un artefacto explosivo", manifestó Guler a la prensa. "Creemos que tenía problemas psicológicos", agregó.

El hombre tenía deudas de tarjeta de crédito y quería llamar la atención sobre sus problemas, dijeron autoridades citadas por el canal televisivo privado NTV.

Según versiones noticiosas iniciales, la policía había herido de bala a un supuesto atacante suicida.