El presidente de EE.UU., Barack Obama, se reunió hoy en la Casa Blanca con un grupo bipartidista de senadores a los que reiteró su petición de que hagan una "pausa" en la búsqueda de nuevas sanciones contra Irán, en vísperas de que se reanuden las negociaciones entre Teherán y el Grupo 5+1.

Obama transmitió a los senadores su creencia en que "no deberían promulgarse" nuevas sanciones durante las actuales negociaciones en curso con Irán para no obstaculizar posibles avances, según comentó en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Según Carney, Obama cree que las nuevas sanciones serían "más efectivas" como "una respuesta contundente" si Irán no acepta la propuesta del Grupo 5+1 (EE.UU., Francia, Rusia, China y Reino Unido más Alemania) o si "fracasa" en el cumplimiento de sus obligaciones.

"El presidente está decidido a impedir que Irán obtenga un arma nuclear y cree firmemente que sería preferible hacerlo pacíficamente. Por lo tanto, él tiene la responsabilidad de continuar con las negociaciones diplomáticas en curso antes de recurrir a otras alternativas, incluidas las militares", explicó el portavoz.

El propio Obama pidió al Congreso la semana pasada "dar tiempo" a Irán para que demuestre su seriedad en las negociaciones nucleares y retrasar mientras tanto la imposición de nuevas sanciones, porque a su juicio EE.UU. "no perderá nada" en caso de que el intento diplomático fracase.

Tras la reunión en la Casa Blanca, que duró unas dos horas, el senador republicano Bob Corker confirmó que el presidente les pidió este martes una "pausa" antes de votar nuevas sanciones y dijo que van a tomarse un tiempo para estudiar esa solicitud.

Corker admitió, de todas formas, que es prácticamente imposible que el Senado vote sobre nuevas sanciones contra Irán antes del largo receso que iniciará el Congreso la semana que viene por la festividad del Día de Acción de Gracias.

El encuentro con Obama estuvo "centrado exclusivamente en Irán" y algunos senadores salieron de él "muy insatisfechos" porque consideran que el Congreso está perdiendo "influencia" en este asunto, relató Corker.

A la reunión asistieron miembros de varios de los principales comités del Senado, así como el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y la principal asesora de Seguridad Nacional de Obama, Susan Rice.

Las negociaciones entre el Grupo 5+1 e Irán se reanudarán este miércoles en Ginebra y, como recordó hoy Carney, la propuesta de Occidente detendría el avance del programa nuclear de Teherán "por primera vez en casi una década".

Además, el portavoz insistió en que el "alivio" de las sanciones que sopesa EE.UU. si se llega a un acuerdo con Irán sería "limitado, temporal y reversible".