Era capaz de usar de todo, desde una langosta llena de cristales a un barco hecho con plumas en su cabeza y eligió un vestido medieval morado para su boda. Mucho antes de que Lady Gaga se hiciera famosa, la editora de moda y estilista británica Isabella Blow hizo de la ropa impactante y de los sombreros estrambóticos un sello de distinción.

El miércoles se inaugurará en Londres una gran exposición para celebrar la vida y el estilo de Blow, quien es famosa por impulsar en sus comienzos a los diseñadores británicos Alexander McQueen y Philip Treacy hasta llevarlos a la fama internacional.

Excéntrica, ostentosa e inteligente, Blow fue editora en Tatler y otras revistas, musa de diseñadores y una de las personalidades influyentes de la moda antes de suicidarse bebiendo herbicida en 2007, cuando tenía 48 años.

"Isabella Blow era una defensora del talento creativo. Mucho de lo que conocemos ahora no habría pasado nunca sin su visión, y su apoyo a la moda británica y creatividad eran únicos", dijo Louise Wilson, profesora en el colegio Central Saint Martins donde dio clases a McQueen y a muchos otros diseñadores.

La muestra en el centro cultural Somerset House incluye la colección personal de Blow con más de 100 objetos de diseñador raros, incluyendo muchos de los sombreros más impactantes de Treacy y algunos de los primeros bocetos de McQueen.

Blow conoció a McQueen en su desfile de graduación como diseñador en 1992, y tras esto compró célebremente su colección completa. A Treacy le encargó tocados para su boda cuando él todavía era estudiante. Ella usaba sus diseños en todas partes, y usó sus contactos para promoverlos.

Cuatro años después McQueen dedicó una colección — la primera que fue aclamada a nivel internacional — en honor a ella. El mismo año Blow dio el estilo para un desfile exitoso de Treacy.

Treacy comenzó a trabajar para Chanel y se volvió el sombrerero más famoso de Gran Bretaña, mientras que McQueen logró la fama y el éxito internacional hasta que, al igual que Blow, perdió su batalla contra la depresión y se suicidó en 2010.

La muestra se remonta al comienzo de la vida de Blow y sus orígenes aristocráticos, que según el curador Alistair O'Neill fueron clave para su encanto y su éxito.

"Aprovechaba su historia familiar y su naturaleza británica, dijo. "Era una figura artística atractiva. No tenía dinero, pero sí un montón de historias y mucho estilo".

La vida de Blow estaba llena de anécdotas glamurosas, se dice que limpió el escritorio de la editora de Vogue Anna Wintour con agua mineral Perrier y Chanel No.5 cuando trabajaba como su asistente, pero por años luchó contra la depresión y otros problemas personales.

Blow solía decir que usaba sus sombreros bizarros como una armadura para protegerse y ocultar su rostro al mundo, de hecho bastantes de los sombreros que están en la muestra obscurecen la mayor parte de la cara de quienes los usan.

"Gaga también se identificó con eso", dijo O'Neill. "Pero Detmar Blow (el esposo de Isabella) dijo que mientras que Gaga usa sus vestuarios en el escenario, Isabella nunca se los quitaba".

"Isabella Blow: Fashion Galore!" se inaugura el miércoles y permanecerá abierta al público hasta el 2 de marzo del próximo año.

___

En internet

Somerset House: http://www.somersethouse.org.uk/visual-arts/isabella-blow-fashion-galore