Washington, 19 nov (EFEUSA).- La Casa Blanca aseguró hoy que el presidente Barack Obama no tiene previsto enviar una carta de disculpa a Afganistán por los supuestos errores cometidos en la guerra que comenzó en 2001, si bien su Administración se plantea expresar su "posición" por escrito.

Aimal Faizi, un portavoz del presidente afgano, Hamid Karzai, aseguró hoy que el acuerdo de seguridad que regulará la presencia militar estadounidense en Afganistán después de 2014 incluye la condición de que Obama escriba una carta en la que reconozca los "errores" cometidos en la guerra y su impacto en la población civil.

No obstante, la asesora de seguridad nacional de Obama, Susan Rice, replicó que emitir ese tipo de disculpa "no es una opción".

"No se está trabajando en ninguna carta de ese tipo ni se ha entregado. No hay necesidad de que EE.UU. se disculpe con Afganistán", dijo hoy Rice en una entrevista con la cadena CNN.

Karzai quiere obtener una carta escrita por Obama para presentarla a la "Loya Jirga" (Gran Asamblea), una congregación de más de 2.500 funcionarios y representantes afganos que se da cita esta semana en Kabul para decidir si respaldan el proyecto de acuerdo de seguridad entre Afganistán y EE.UU..

El mandatario afgano habló hoy sobre esa posibilidad en una conversación telefónica con el secretario de Estado John Kerry, según confirmó un funcionario del Departamento de Estado.

"Karzai pidió (a Kerry) garantías que pueda comunicar a la 'Loya Jirga' con respecto a la naturaleza de nuestra relación de seguridad en el futuro y a asuntos del pasado, como las víctimas civiles", señaló a periodistas el funcionario, que pidió el anonimato.

"Kerry indicó que queremos seguir trabajando juntos para encontrar una vía adelante y que consideraremos su petición de garantías, incluida la opción de una carta de la Administración (de Obama) que exprese nuestra posición", agregó.

Según el portavoz de Karzai, a cambio de la carta solicitada, el Gobierno afgano estaría dispuesto a suavizar su requisito del fin de todas las redadas en viviendas afganas por parte de tropas estadounidenses a partir de 2014 y tolerar esas operaciones en circunstancias extraordinarias, como solicita el Gobierno de Obama.

Otro punto contencioso en el acuerdo ha sido la garantía de inmunidad de las tropas estadounidenses que permanezcan en el país más allá de 2014, fecha acordada con la OTAN para completar el proceso de retirada.

El borrador de acuerdo actual estipula que EE.UU. tendrá jurisdicción legal exclusiva sobre el personal militar estadounidense y los civiles que trabajen para el Departamento de Defensa allí, si bien no exime a ninguno de ellos de ser procesado, según fuentes oficiales citadas por el diario Washington Post.

Fuentes consultadas por la cadena NBC News estiman que la presencia militar estadounidense en Afganistán oscilará entre los 7.000 y los 15.000 efectivos, contingente que podría incluir soldados de países socios de la OTAN. EFE