Quizá hayan notado algo diferente en el estilo de Olivia Pope para esta temporada en "Scandal".

Está lleno de piezas de diseñador, y sus trajes, que conforman gran parte de su guardarropa, mezclan un lado agresivo con una forma sensual sin dejar de ser profesionales.

Pero en la tercera temporada hay un poco más de color y muchas de las siluetas son asimétricas, mostrándola un poco desequilibrada. "Con suerte los espectadores verán los motivos emocionales detrás de estos cambios, y también hemos ampliado la moda, porque lo necesitábamos para la historia", explica la diseñadora de vestuario Lyn Paolo.

Olivia tiene toda una vida y, al igual que cualquier otra persona, necesita la ropa adecuada para ella, dice Paolo, quien habla sobre su personaje favorito del drama político de ABC (transmitido los jueves a las 10 p.m. EST) como si fuera una persona de carne y hueso.

Kerry Washington, la chica del momento entre los círculos de la moda, interpreta a Olivia, descrita por el canal como una "especialista en relaciones públicas".

El programa debe comprar su ropa y mantenerla porque no se sabe si la creadora Shonda Rhimes querrá volver a grabar una escena particular en retrospectiva. Por consecuencia el armario de Olivia es tan grande como el Starbucks de Manhattan donde Paolo se reúne con una reportera.

Paolo compra piezas de las pasarelas, en tiendas departamentales, en aparadores y en internet. Cuando estaba de vacaciones hace unos meses en un crucero se enamoró del estilo de otra pasajera. Le dio que tenía salida una etiqueta (aunque no era verdad) para poder "arreglarla" y saber cuál era la marca.

¿Habrá algo del enorme armario de "Scandal" que le gustaría tomar prestado a la vestuarista? "Soy una chica de uniforme, me molesta tener que preparar mi ropa. En mi closet todo es blanco y negro, me pongo lo que me servirá para pasar el día más fácilmente".

Se entiende, pues al final de cuentas Paolo viste hasta 80 personas por episodio.

Sin embargo, Olivia fue fácil, Paolo había pensado en su estilo antes de que supiera que Washington sería la estrella e incluso antes de que "Scandal" presentara su piloto.

Paolo, cuyos créditos incluyen "The West Wing" y "ER" dice que conserva decenas de archivos de personajes imaginarios, cortando fotografías y escribiendo notas sobre lo que se pondrían, los cuales archiva en carpetas. Uno de esos personajes era una "mujer de raza negra con ropa en tonos claros y un sombrero Louise Green hecho a la medida", dijo. "Tenía una imagen de Diana Ross. Me gustaría que el sombrero tuviera una ala más ancha, pero nuestros sets son muy obscuros y no se puede ver el rostro de Kerry".

Paolo también trabaja en "Shameless" de Showtime y en esa serie su problema es que los personajes deben lucir desaliñados, pero Emmy Rossum, la chica más a la moda del elenco, es toda una modelo. "La ves y dices '¡se ve demasiado increíble con eso!'''.

Hay otras estrellas que le gustaría vestir a Paolo como Patricia Heaton y Julianna Margulies, a quien considera "tan elegante y estilizada".

"Tengo personajes y sus guardarropas listo, solamente necesito un programa para ellos".

___

Samantha Critchell escribe en Twitter como @Sam_Critchell y @AP_Fashion.