Washington, 18 nov (EFEUSA).- La cápsula "Maven" de la agencia espacial NASA despegó hoy desde Cabo Cañaveral (Florida) a bordo del cohete "Atlas 5" con rumbo a Marte en una misión que tratará de averiguar por qué gran parte de los gases de la atmósfera del planeta rojo se perdieron en el espacio.

Pese a amanecer el día algo nublado en la base, el cohete despegó sin complicaciones en la primera de las jornadas señaladas por la NASA como ideales para el lanzamiento (si hoy no se hubieran dado las condiciones propicias, se habría pospuesto su partida, con plazo hasta el próximo 15 de diciembre).

Ahora "Maven", una palabra que significa "experto" en inglés y que, como acrónimo, corresponde a las siglas de "Evolución Atmosférica y Volátil de Marte", inicia un viaje de diez meses, ya que su llegada a la órbita marciana está prevista para finales de septiembre de 2014, informó la NASA.

Una vez alcance la atmósfera de Marte, "Maven" tardará cinco semanas en acoplarse a la órbita del planeta y a continuación comenzará una misión principal que se prolongará durante un año.

Sin embargo, las primeras conclusiones con los datos recogidos por la cápsula no estarán disponibles hasta principios de 2015, anunció el investigador principal de "Maven", Bruce Jakosky, en declaraciones al canal de televisión de la NASA, porque se espera que los científicos tarden unas semanas en procesar la información.

El objetivo de esta misión, la primera centrada en la capa de gases que rodea el planeta, es investigar la evolución de la atmósfera marciana y sus interacciones con el Sol a lo largo de la historia.

De este modo, los científicos aspiran a descubrir los motivos por los que la atmósfera marciana perdió gran parte de los gases que la formaban y que se cree que convirtió al planeta rojo de un lugar cálido y húmedo, donde pudo haber vida microbiana, en un desierto frío.

"Las misiones previas han proporcionado muchas evidencias de que en Marte hubo una vez agua líquida, pero ahora es un planeta frío y desértico", explicó Jakosky.

"Podemos entender la historia del potencial para la vida en Marte", aseguró el investigador principal de "Maven", quien recordó que el agua es un requisito para la vida.

Saber si el Sol fue capaz de expulsar gases de la atmósfera marciana y en qué cantidad, cómo afectó a la pérdida de gases el viento solar o en qué medida las tormentas solares pueden provocar procesos atmosféricos son algunas de las cuestiones a las que "Maven" busca dar una respuesta.

"Mirando ahora, podemos entender lo que pasó tiempo atrás", aseguró Jakosky.

Con las mediciones en las capas altas de la atmósfera marciana, los astrónomos esperan caracterizar su estado actual, determinar las tasas de pérdida de gases actuales y extrapolar sus resultados atrás en el tiempo para calcular el total que se perdió en el espacio.

Para ello "Maven", la vigesimoprimera misión de la NASA en Marte, que cuenta con un presupuesto de 671 millones de dólares, girará alrededor del planeta rojo en una órbita elíptica que oscilará entre los 6.000 kilómetros de distancia respecto a su superficie en el punto más lejano y 150 kilómetros en el más cercano.

Los científicos consideran que esta combinación de mediciones detalladas en proximidad y toma de imágenes globales es la mejor forma de comprender las propiedades de la atmósfera de Marte.

Además, la cápsula descenderá en cinco ocasiones hasta una altura de 125 kilómetros sobre la superficie marciana para realizar mediciones con los ocho instrumentos que incorpora, desarrollados por la Universidad de Colorado y la Universidad de California en Berkeley.

Construida por Lockheed Martin, "Maven" es una cápsula que pesa 903 kilos (2.550 kilos con combustible) y mide 11,4 metros cuando tiene las alas desplegadas, puesto que dispone de más de 2.000 células fotovoltaicas que le permiten funcionar con luz solar. EFE