Radek Stepanek se convirtió en el jugador más veterano de la historia en sellar un quinto punto en la final de la Copa Davis, al derrotar a Dusan Lajovic, por 6-3, 6-1 y 6-1, y lograr el 3-2 definitivo en Belgrado, y coronó a la República Checa como ganador por segundo año consecutivo de esta competición.

Stepanek, el héroe de 2012, verdugo del español Nicolás Almagro en la final del O2 de Praga, proporcionó la última victoria que convierte a la República Checa en el primer país que gana la Copa Davis como visitante, desde que España se impuso a Argentina en 2008 en Mar del Plata.

Además, Stepanek se convirtió en el tercer jugador en la historia en ganar dos veces la Copa Davis al triunfar en el decisivo quinto punto, junto con el británico Fred Perry y el francés Henry Cochet.

Setenta y tres puestos separan a Stepanek de Lajovic, y el serbio, que debutaba en una final tenía 13 años cuando Radek debutó con su país. Estos dos factores, calidad y gran veteranía, decidieron la contienda final de la edición 101 de la final de la Copa Davis, en la que Radek exhibió su temple, y su juego en la red, para cerrar el partido con un inusual saque-volea, después de una hora y 52 minutos.

Lajovic, 117 del mundo (su mejor puesto fue en junio, con el 114), era el jugador de ránking más bajo que acudía al quinto punto decisivo de una final como esta, desde el eslovaco Michael Martinak, 162, en la de 2005. Este año, Dusan ha conquistado dos títulos Challenger, Seúl y Catamisetta (Italia) y fue finalista en Blois (Francia).

En el circuito ATP tan solo llegó a disputar cuatro partidos en la máxima competición: tres en torneos ATP 250 (Buenos Aires, Viña del Mar y Umag) y uno en un ATP 500 (Acapulco). Y los cuatro se cuentan por derrota. En su currículo también figura un hecho polémico, ya que se vio involucrado el pasado mes de febrero por un tema de supuestas apuestas ilegales, acusado de haber amañado el partido de primera ronda en Viña del Mar frente al chileno Garín.

Llamado al equipo para sustituir al lesionado Janko Tipsarevic y al sancionado por dopaje Victor Troicki, Lajovic mostró falta de experiencia y oficio ante Stepanek, que cumplirá 35 años el próximo 27 de este mes, y que salvó los primeros compases del encuentro, manejó el partido a su antojo a pesar del entusiasmo y los gritos de los seguidores serbios.

Serbia es el único equipo de la década que había superado un 1-2 en una final de Copa Davis (contra Francia en 2010), y aunque Novak Djokovic logró igualar la contienda al derrotar a Tomas Berdych por 6-4, 7-6 (5) y 6-2 en dos horas y 12 minutos, de nada sirvió su esfuerzo.

El número dos del mundo mostró un total dominio sobre el séptimo jugador del ránking mundial, en una contienda que Berdych pudo alargar si hubiera aprovechado la ventaja de 4-2 que dispuso en el desempate y no hubiera fallado una volea de revés que hubiera significado el 6-2 en el desempate.

Djokovic, que acaba el año con 24 victorias consecutivas desde que perdió en la final del Abierto de EE.UU. contra el español Rafael Nadal, rompió una raqueta, y durante todo el encuentro pidió al público que animase con sus gritos, y estos le respondieron fundiéndose en una gran fiesta, con cánticos y expresiones de apoyo.

"Viktor (Troicki) probablemente está viendo esto y seguro que está llorando ahora", dijo Nole al recordar a su amigo sancionado por dopaje por la FIT, por lo que no pudo competir en la final. "Esta victoria no significa nada al final, a menos que ganemos el trofeo", señaló.

"Nole" sumará 150 puntos ATP (hubieran sido 225 si Serbia hubiera ganado la final), que le servirán para descontar su diferencia con el español Rafael Nadal, y acaba esta temporada con 74 partidos ganados de 83 disputados.