La Nobel de Literatura Doris Lessing, una de las escritoras más influyentes del siglo XX, que exploró la psique femenina, falleció hoy a los 94 años en su casa de Londres, provocando un reguero de lamentos en las redes sociales.

Autora de más de 50 obras en las que abordó una temática variada, Lessing "murió en paz" durante la madrugada en su domicilio del barrio de West Hampstead, al norte de la capital, donde vivió las últimas décadas sin abandonar la actividad literaria.

Incontables mensajes de tristeza de admiradores de la prosa de Lessing inundaron las redes sociales como Twitter, antes incluso de que la noticia hubiera sido confirmada por un portavoz.

Su gran amigo y agente, Jonathan Clowes, subrayó hoy que la autora fue "una escritora maravillosa con una mente fascinante y original" y consideró "un privilegio trabajar para ella".

Su editor en HarperCollins, Nicholas Pearson, se unió al recuerdo de Lessing al señalar que "la larga vida y carrera de Doris ha sido un gran regalo al mundo literario", que se tradujo en varios reconocimientos como el Nobel de Literatura en 2007, el Príncipe de Asturias (2001) o el Premi Internacional de Catalunya (1999).

Pearson remarcó la "variedad de géneros" abordados por Lessing, así como "el enorme impacto cultural" de su obra, de la que muchos destacan "El cuaderno dorado", con tintes autobiográficos, y que se convirtió en un "manual" para toda una generación de lectores, así como un clásico de la literatura feminista.

Lessing, cuyo extenso legado literario de artículos, novelas, relatos y poesía aborda temas variopintos que oscilan desde la identidad en culturas ajenas, la desigualdad hasta el umbral de la locura, analiza en ese libro, que escribió en 1962, la personalidad y la creatividad de la mujer.

"Incluso tan anciana siempre fue intelectualmente incansable, reinventándose, con curiosidad por el mundo cambiante que nos rodea, siempre toda una inspiración", agregó hoy Pearson.

Para el consejero delegado de su editorial en el Reino Unido, Charlie Redmayne, Lessing, que abandonó la educación formal cuando solo tenía catorce años y comenzó a desempeñar varios empleos al tiempo que empezaba a hacer sus pinitos con la literatura, fue "una contadora de historias convincente con un intelecto feroz y un corazón cálido que no temía luchar por aquello en lo que creía".

En Twitter, su creatividad y talento fueron objeto hoy de un aluvión de tributos. Allí, la autora y crítica Lisa Jardine lamentaba la "enorme pérdida" para las letras, y la agente Carole Blake recordaba a la "escritora y mujer increíble".

Los primeros textos de Lessing se centraban en la crítica social y fueron considerados comunistas, como "Canta la hierba" (1950) o la pentalogía "Hijos de la violencia".

Otros de sus libros fueron "La buena terrorista" (1985), "El quinto hijo" (1988) o los que escribió bajo el pseudónimo de Jane Somers, como "Diario del buen vecino" (1983), con la intención de demostrar las dificultades a las que se enfrentan los escritores noveles para poder publicar.

Doris May Tayler (tomó el apellido Lessing de su segundo marido) nació el 22 de octubre de 1919 en Persia (actual Irán), donde se habían trasladado sus padres, un antiguo oficial del Ejército británico, Alfred, y una enfermera, Emily y en 1925 se mudaron al sur de Rhodesia (el Zimbabue actual).

Buena parte de su obra narrativa y poética se basa en su experiencia en África e Inglaterra, con personajes femeninos sensibles que profundizan en temáticas existenciales.

Si bien algunos la tildaron de feminista, Lessing, que militó en grupos de izquierdas, siempre rechazó esa etiqueta al considerar que su obra era un examen psicológico del ser humano.

A los 88 años, se convirtió en la autora de más edad en ganar el Nobel de literatura al imponerse al entonces candidato favorito, el estadounidense Philip Roth, y se enteró de la noticia por los periodistas que aguardaban a la puerta de su domicilio.

Los medios nacionales rememoraron hoy cómo Lessing ironizó con la decisión de los jueces de otorgarle el prestigioso premio a los 88 años, habiendo ignorado su obra las cuatro décadas anteriores: "Entonces, ahora han decidido que me lo van a dar a mí. ¿Por qué?. Quiero decir, ¿por qué les gusto más ahora que entonces?", comentó.

Escritora polémica en ocasiones, en 1999 rechazó el título de Dama del Imperio británico concedido por la reina Isabel II de Inglaterra al argumentar que "ya no hay ningún imperio".