Dos ciudadanos chilenos fueron acusados por un juez español de detonar un explosivo en una catedral el mes pasado, planear un ataque similar a un monasterio y pertenecer a una organización terrorista.

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco dijo el domingo que hay suficiente evidencia para llevar a juicio a Mónica Andrea Caballero Sepúlveda, de 25 años, y a Francisco Javier Solar Domínguez, de 34, por el estallido de un explosivo en la basílica de Nuestra Señora del Pilar, en Zaragoza, ciudad del noreste de España.

La explosión no afectó a personas y provocó daños ligeros.

La corte dijo que los sospechosos también planeaban un atentado en una basílica que se encuentra en el monasterio de Montserrat, cerca de Barcelona, que habría causado "caos terrorista".

El comunicado dice que los ciudadanos chilenos fueron arrestados el miércoles en Barcelona por sospechas de que pertenecen a una organización anarquista con conexiones internacionales llamada Comando Mateo Morral.