El alero estrella LeBron James llegó a Charlotte para enfrentarse a los Bobcats, el equipo del legendario Michael Jordan, y reivindicó su gran momento de juego al aportar 30 puntos que ayudaron a los Heat de Miami a conseguir la victoria (81-97).

James siguió inspirado en el juego ofensivo y anotó 13 de 18 tiros de campo, estuvo perfecto desde la línea de personal, además de repartir siete asistencias, capturar cuatro rebotes, recuperar un balón, perder tres y poner un tapón.

"Siempre se me da bien el jugar en Charlotte y creo que el equipo también ha ido a más en los últimos partidos", comentó James. "Todos los compañeros comienzan a tener el concepto muy claro de lo que queremos conseguir en el campo, sin importar sacrificios".

La victoria dejó a los Heat con marca de 7-3 y fue la decimotercera consecutiva que consiguen contra los Bobcats, así como la tercera seguida en la competición, que les ayuda a mantenerse líderes en la División Sureste.

El alero reserva Michael Beasley volvió a ser factor ganador al aportar 15 puntos, lo mismo que el ala-pívot Chris Andersen, que también salió del banquillo y aportó 10 tantos con siete rebotes.

Otro jugador importante entre los reservas fue el ala-pívot Rashard Lewis, que fue el mejor bajo los aros al capturar nueve rebotes. También anotó nueve puntos.

La gran labor de Beasley, Andersen y Lewis permitió a los Heat superar la pobre aportación ofensiva que tuvo el escolta estrella Dwyane Wade, que anotó sólo cuatro puntos.

El base Norris Cole salió como titular en el puesto de Mario Chalmers, suspendido con un partido, y realizó una buena labor de equipo al conseguir ocho puntos, siete rebotes y cinco asistencias.

Los Bobcats (5-5) vieron detenida una racha de dos victorias seguidas y tuvieron a cuatro jugadores con números de dos dígitos, encabezados por el base Kemba Walker, que anotó 22 puntos.

Además de Walker, el escolta reserva Jeff Taylor consiguió 14 y el titular Gerald Henderson llegó a los 13 tantos.