Una comisión de funcionarios dominicanos regresó hoy de un viaje por Venezuela y Cuba, donde explicaron a sus autoridades la postura del Gobierno de Danilo Medina ante un fallo judicial que niega la nacionalidad a los hijos de inmigrantes indocumentados, y que ha dividido la opinión publica.

La comisión, que estuvo encabezada por el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, se entrevistó con altos funcionarios de ambos países, a los que expuso el contenido de la sentencia del Tribunal Constitucional (TC), emitida a finales de septiembre.

En dichos encuentros "se dieron a conocer las medidas que ya ha puesto en marcha el Gobierno para asegurar el cumplimiento de la misma y, además, establecer los procedimientos necesarios para garantizar los derechos fundamentales de todas las personas afectadas por esta decisión", dijo la Presidencia en un comunicado.

"Estos encuentros han sido muy positivos, porque nos han permitido dar a conocer los pormenores de la situación y llevar garantía a nuestros países vecinos de que la República Dominicana respetará y protegerá los derechos de todas las personas que residen en nuestro territorio", afirmó Montalvo en el comunicado.

Los representantes de Venezuela y Cuba "mostraron apertura hacia la posición expuesta por el Gobierno dominicano y expresaron su deseo de que esta situación llegue a buen término en el menor plazo posible".

Por otra parte, en los encuentros realizados en Caracas y La Habana, los delegados dominicanos pasaron revista a la agenda de los próximos encuentros regionales.

"En los próximos meses tenemos una apretada agenda regional y son muchos los temas que debemos tratar conjuntamente, desde la lucha contra la pobreza y la desigualdad, hasta el cambio climático. En este sentido, las reuniones han sido muy provechosas", manifestó.

La visita coincidió con una carta que envío al presidente dominicano, Danilo Medina, el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, en la que reclama que la República Dominicana sea suspendida del Foro del Caribe (Cariforum) si aplica la sentencia del TC, lo que fue rechazado por la Cancillería local.

En la carta difundida el martes aunque con fecha del lunes, Gonsalves explicó a Medina, que se ha puesto en contacto con su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, para recomendarle que la República Dominicana sea expulsada de esa alianza.

Gonsalves recordó a Medina que el 16 de diciembre hay prevista una cumbre de Petrocaribe en Caracas y le advertió de que si para entonces no está solucionada "satisfactoriamente" la cuestión de los descendientes de haitianos él mismo pondrá sobre la mesa esa controvertida decisión judicial.

El fallo inapelable del TC fue emitido a raíz de un recurso de revisión de amparo interpuesto por Juliana Deguis Pierre, de 29 años, contra la Junta Central Electoral (JCE) dominicana por una sentencia de primera instancia que le negó la cédula de identidad y electoral.

El TC argumentó que, conforme al artículo 11.1 de la Constitución dominicana de 1966 (vigente a la fecha de nacimiento de Deguis Pierre), no le corresponde la nacionalidad dominicana, y, por tanto, tampoco la cédula de identidad y electoral.

La sentencia puede afectar a unas 250.000 personas nacidas en República Dominicana, además de alrededor de 35.000 hijos de padres de diferentes nacionalidades.

Activistas aseguran que la medida del tribunal dominicano afecta principalmente a personas de origen haitiano.

El Gobierno del presidente Medina anunció el pasado 23 de octubre que acata la sentencia del TC y que en dos meses iniciará un plan de regularización de extranjeros.

En República Dominicana hay 53.847 hijos de padres extranjeros, de un total de 117 nacionalidades, de los cuales 24.392 fueron inscritos de forma irregular, según el inventario realizado por la JCE a los libros del registro civil, presentado la semana pasada a la prensa.