Novak Djokovic y Tomas Berdych cumplieron con el guión fijado y mantuvieron en el aire la final de la Copa Davis que enfrenta en Belgrado a Serbia y la República Checa, en manos, presumiblemente, del encuentro de dobles previsto para mañana, sábado.

Ni Djokovic ni Berdych fallaron y dejaron la primera jornada con un punto para cada país. Ambos sacaron adelante sus compromisos en tres sets y sin contratiempos. Djokovic superó al veterano Radek Stepanek (7-5, 6-1 y 6-4). Berdych tumbó al joven Dusan Lajovic por 6-3, 6-4 y 6-3.

El triunfo del número dos del mundo abrió la serie. Serbia pretende recuperar la corona de la competición que conquistó, por única vez en su historia, en el 2010. El equipo Bogdan Obradovic se ampara en Djokovic. Especialmente tras la baja de Janko Tipsarevic, lesionado, que trasladó la responsabilidad del número dos en el joven Lajovic.

Djokovic no dio opción a la sorpresa ante un batallador adversario que solo había sido capaz de ganar uno de los nueve enfrentamientos que antes de la cita de Belgrado dirimió ante el número dos del mundo.

Novak Djokovic ganó a Radek Stepanek por 7-5, 6-1 y 6-4 y puso por delante a su equipo.

"Muchos subestimaron a Stepanek, que es un jugador de mucha calidad, y es muy incómodo jugar contra él", declaró Djokovic, que reconoció haber sentido "nerviosismo al inicio".

"Importaba ganar el primer set. Luego me relajé. Los servicios me fueron bien en momentos decisivos", dijo el número uno serbio.

La victoria de Djokovic rebajó la presión para Dusan Lajovic, que saltó al Belgrado Arena con solo un partido como bagaje en la Davis. Fue en un choque intrascendente el pasado año, contra Suecia. Ganó por un doble 6-4 a Filip Prpic.

El tenista de Belgrado, de 23 años, fijado en el puesto 117 del ránking ATP, apenas ofreció resistencia a Berdych, séptimo del mundo y cargado de experiencia, que pretende liderar la defensa del título de una competición que ganó hace un año.

Berdych ganó sin complicaciones por 6-3, 6-4 y 6-3 e igualó la final. Liquidó el compromiso en una hora y 54 minutos para dar el primer punto de la serie al combinado centroeuropeo.

El partido de dobles advierte una relevancia capital para el desenlace de la serie. Inicialmente, Ilija Bozoljac y Nenad Zimonjic se enfrentarán a los checos Jan Hajek y Lukas Rosol a expensas de cualquier cambio de ultima hora determinado por los respectivos capitanes.