Un juez de Costa Rica sentenció a dos guardaespaldas a cinco años de prisión por disparar contra dos fotógrafos durante la boda en 2009 de la modelo brasileña Gisele Bundchen con el quarterback de la NFL Tom Brady. Los fotógrafos no resultaron heridos.

Víctor Herrera, abogado de los fotógrafos, dijo el viernes que un juez también sentenció a los guardaespaldas a pagar 10.000 dólares de indemnización cada uno. A un tercer guardia se le retiraron todos los cargos.

Herrera dijo que el juicio llegó a su fin el viernes en la ciudad costera de Puntarenas. Nadie respondió a las llamadas hechas a la corte el viernes.

Según ambos fotógrafos, tres de los guardaespaldas de la pareja les dispararon después de que tomaron fotografías de la boda desde una propiedad cercana.

Bundchen y Brady no estuvieron involucrados en el caso.

Los guardaespaldas sentenciados son el colombiano Alexander Rivas y el costarricense Miguel Solís. El empleado que fue absuelto de los cargos fue que el costarricense Manuel Valverde.

Los sentenciados tienen aún la posibilidad de apelar la sentencia ante la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia.