Una pintura de Andy Warhol de 1963 que captura el instante después de un accidente automovilístico se ha vendido en 105 millones de dólares en una subasta en Nueva York, un récord para el famoso artista en medio de un frenesí de compras en el segmento más selectivo del mundo del arte.

La pintura, titulada "Silver Car Crash (Double Disaster)" presenta un cuerpo retorcido en el interior de un vehículo destrozado en un accidente. Sólo se ha visto en público una vez en los últimos 26 años. La casa Sotheby's, que realizó la subasta el miércoles, no identificó de inmediato al comprador.

El récord anterior de una subasta de Warhol era de 2007, cuando la obra "Green Car Crash (Green Burning Car I)" se vendió por 71,7 millones de dólares.

Otra obra icónica de Warhol, "Coca-Cola (3)", se vendió el martes por 57,2 millones de dólares en una subasta de la casa Christie', y su retrato de Elizabeth Taylor titulado "Liz #1 (Early Colored Liz)" se vendió el miércoles por 20 millones de dólares.

Una pintura abstracta de Willem de Kooning titulada "Untitled V", no vista en público desde 1980, se vendió el miércoles por 24,8 millones de dólares. La venta no logró el récord para las obras del artista, fijado el martes en Christie's con la venta de su obra "Untitled VIII" de 1977.

Sotheby's dijo que la venta le significó ingresos de 480,4 millones de dólares. Ninguno de los compradores del miércoles fue identificado.

El récord de Warhol se fijó un día record después que la obra de arte más cara vendida en una subasta se llevó 142,4 millones de dólares al concluir una afiebrada puja en Christie's.

Durante los últimos 10 días, casas de subastas de todo el mundo han manejado ventas de casi 2.000 millones de dólares en arte y joyas, informó Sotheby's. Christie's dijo que la subasta del martes le significó unos 691,5 millones de dólares, el total más elevado de cualquier subasta en la historia.

Compradores de Asia, el Medio Oriente y Rusia tienen un papel importante en el mercado de arte contemporáneo, dijo Richard Feigen, marchante y coleccionista cuya galería de Manhattan tiene obras que van desde el siglo XIV hasta arte contemporáneo.

"La demanda de obras seminales de artistas con importancia histórica es incuestionable y veremos más récords", dijo Michael Frahm, asesor de arte contemporáneo y socio de Frahm Ltd., con sede en Londres.