La calidad del taponero Brian Wilson está fuera de toda duda y uno de los equipos que desearía sus servicios son los Yanquis de Nueva York.

Sin embargo, el gran inconveniente para que Wilson pueda vestir la franela de los Yanquis es que no tiene ninguna intención de quitarse su ya popular barba.

Los Yanquis tienen una política súper estricta sobre la imagen que deben dar los peloteros y en la misma no se permite ni barbas largas, perillas, ni patillas largas y tan sólo se aceptan bigotes que estén bien cuidados y recortados.

Esta política fue establecida en la década de los 70 cuando George Steinbrenner compró el equipo.

El gerente general de los Yankees, Brian Cashman, busca ayuda para su bullpen, pero el representante de Wilson, Dan Lozano, que sería una pérdida de tiempo hacerle una oferta al relevista derecho.

"Puedo descartar a Brian Wilson", admitió Cashman. "Eso se me dijo durante las conversaciones, ya que no tiene para nada previsto el afeitarse la barba".

Wilson ha tenido su barba como algo emblemático desde hace varios años y rechazó una oferta de un millón de dólares de una empresa de navajas de afeitar para que lo hiciese, como parte de un evento de promociones.

"Nos vendría bien una ayuda para el bullpen, pero ya pueden borrarlo de la lista", señaló Cashman. "Se me dijo, que no me tomase la molestia de hacer ningún tipo de oferta".

Wilson, que cumplirá 32 años de edad en marzo, tuvo marca de 2-1 con efectividad de 0.66 en 18 presentaciones por los Dodgers en el 2013, luego de recuperarse de una cirugía Tommy John.

El lanzador derecho también trabajo en seis partidos de la fase final que disputaron los Dodgers.

Desde que llegó a las Grandes Ligas, Wilson lleva promedio de carreras limpias de 3.10 en 333 partidos, 315 de los cuales los jugó con los Gigantes de San Francisco del 2006 al 2012.