El piloto escocés Dario Franchitti, cuatro veces campeón de la Serie IndyCar, se retiró el jueves a regañadientes luego de que los médicos le dijeron que era demasiado peligroso que volviera a competir después de sus lesiones en un aparatoso accidente el mes pasado.

Franchitti se fracturó dos vértebras, el tobillo derecho y sufrió una conmoción cerebral durante la carrera del 6 de octubre en Houston, en la que su bólido chocó con la parte posterior del auto de Takuma Sato y saltó en el aire contra una valla. Los restos de los autos y la cerca lesionaron a 13 aficionados en las gradas y a un funcionario de IndyCar.

El piloto de 40 años de edad se sometió a dos cirugías en el tobillo y recientemente regresó a Escocia para recuperarse.

"Un mes después de que me sacaron del choque y basado en el consejo de los médicos que han tratado y evaluado las lesiones de mis cabeza y columna después del accidente, es su mejor opinión médica que tengo que dejar de competir", dijo Franchitti. "Han dejado muy claro que los riesgos que conllevan más carreras son demasiado grandes y podría ser perjudicial para mi bienestar a largo plazo. Basándome en esta recomendación médica, no tengo más remedio que parar".

El tres veces ganador de las 500 millas de Indianápolis no utilizó la palabra "retiro" en un extenso comunicado difundido a través de Target Chip Ganassi Racing, el equipo al que se unió en 2009 tras un breve paso por NASCAR.

Franchitti estaba imbatible tras su regreso a la IndyCar. Ganó tres campeonatos consecutivos y 12 carreras; dos de esas victorias fueron en las 500 millas de Indianápolis.

Se convirtió en el rostro de la categoría y siempre tuvo un amplio atractivo para IndyCar a lo largo de sus 11 años de matrimonio con la actriz Ashley Judd, que terminaron en enero.

Franchitti es uno de los grandes nombres de la IndyCar: Con sus 31 victorias empata en el octavo puesto de la tabla histórica, y sus 33 poles lo ubican en el sexto lugar.

El colombiano Juan Pablo Montoya, un viejo compañero de equipo de Franchitti en la organización Ganassi en NASCAR, dijo que estaba desilusionado de que el escocés no tuviera la oportunidad de regresar luego de sus lesiones. Montoya competirá en IndyCar la próxima temporada para Penske Racing.

"Es una pena que Dario tuviera que terminar así su carrera, y esperaba con ansías competir con él", dijo Montoya.