Elon Musk, director general de Tesla Motors, dice que la compañía "definitivamente" no llamará a revisión su vehículo eléctrico Modelo S a pesar de que tres vehículos han sido afectados por incendios en las últimas seis semanas.

"Los titulares noticiosos son muy engañosos. Si el riesgo de incendio es su preocupación, es muy difícil que encuentre un vehículo mejor que el Modelo S", dijo.

En Estados Unidos hay un incendio por cada 1.300 vehículos a gasolina, y en el caso del Modelo S la cifra es de uno por 8.000, dijo Musk el martes durante una entrevista en la conferencia DealBook de The New York Times. El directivo subrayó que ninguno de los conductores ha sido lesionado.

"Definitivamente, no habrá un llamado a revisión. No hay razón para ello, me parece", dijo.

Los rumores de un posible llamado a revisión hicieron que las acciones de Tesla bajaran el martes 5%, para cerrar en 137,80 dólares, aunque aumentaron 2% en las transacciones después del cierre de la jornada cuando Musk habló. Los títulos de Tesla habían bajado casi una tercera parte cuando se reportó el primer incendio el 2 de octubre. En ese caso, el vehículo golpeó un objeto grande de metal en una autopista estatal cerca de Seattle.

En el segundo caso, en México, un Modelo S se incendió tras un choque a alta velocidad, y la semana pasada, otro Modelo S se incendió cerca de Smyrna, Tennessee, después de golpeó un objeto metálico en la carretera.

Musk, quien dice ser "un poco perfeccionista", dijo que Tesla llamaría a revisión de inmediato el Modelo S si pensara que tenía un problema de seguridad.

Pero a final de cuentas esa decisión quizás no dependa de Tesla. El gobierno puede recomendar que Tesla llame a revisión el modelo y llevar a la empresa a los tribunales si se niega.

La Administración Nacional de Seguridad en las Carreteras dijo el martes ya tarde que está en contacto con Tesla y con las autoridades de Tennessee para determinar si necesita tomar alguna medida.