Todos los incrédulos que ven a los Chiefs como un equipo que está invicto únicamente porque se ha visto beneficiado por el calendario, la noche del domingo podrían confirmar su teoría. o reconocer que Kansas City es el equipo a vencer en la Conferencia Americana.

Los perfectos Chiefs (9-0) visitan a los Broncos de Denver (8-1) en el partido estelar de la semana 11 de la NFL.

Ninguno de los equipos a los que Kansas City ha derrotado hasta ahora tiene récord ganador y entre los quarterbacks que ha enfrentado están Blaine Gabbert, Case Keenum, Jason Campbell, Jeff Tuel, Ryan Fitzpatrick y Terrelle Pryor. Digamos que ninguno es Peyton Manning o Tom Brady.

Esta semana el oponente es Manning y la mejor ofensiva de la liga. Con los cuatro pases de touchdown ante San Diego, Manning llegó a 33 en la campaña y lleva el paso para al menos igualar el récord de Brady, con 50 en 2007.

Los Broncos han anotado 371 puntos -una marca en la NFL después nueve juegos- pero la defensa de los Chiefs sólo permite 12.3 por juego.

Todos los ojos estarán puestos en el tobillo derecho de Manning. El quarterback de los Broncos sufrió un esguince hace un par de semanas y la lesión se agravó el domingo, cuando Corey Liuget, ala defensiva de los Chargers, lo golpeó justo en el tobillo al final del partido en San Diego.

Manning renqueaba y su participación en las prácticas de la semana serán limitadas a manera de precaución, pero es un hecho que iniciará el juego ante los Chiefs.

Kansas City es líder de la NFL con 36 capturas al pasador y los Broncos saben que para ganar este importante duelo deben proteger mejor a Manning.

"Definitivamente queremos proteger a nuestro quarterback", dijo Jack Del Rio, entrenador interino en Denver. "No lo hicimos bien (en San Diego) y tenemos un reto aún mayor esta semana con un equipo que ha capturado a los quarterbacks más que cualquiera en la liga. Estoy seguro que eso llamará la atención".

Manning extraña al tackle izquierdo Ryan Clady, lesionado del pie en septiembre. Chris Clark tomó su lugar en la tercera semana del calendario y desde entonces Manning ha sido capturado en 12 ocasiones y golpeado otras 27 veces; en los tres juegos más recientes ha sido impactado aparatosamente desde la izquierda, y ha perdido el balón en el proceso.

Clark y el resto de la línea ofensiva de Denver deberá lidiar con los linebackers Justin Houston (11 capturas) y Tamba Hali (9), piezas clave de una defensiva de los Chiefs que es líder de la liga con 23 intercambios de balón generados.

La clave para Manning será deshacerse rápido del balón y ponerlo en las manos de sus peligrosos receptores: Demaryius Thomas (55 recepciones, 793 yardas y 9 touchdowns), Wes Welker (53-576-9), Eric Decker (49-721-3) y el ala cerrada Julius Thomas (42-547-9).

Manning, sin embargo, deberá ser muy cuidadoso con sus envíos pues la defensiva de Kansas City ha regresado cuatro intercepciones a las diagonales.

Si alguien sabe cómo evitar el error es Alex Smith, quarterback de los Chiefs, equipo que únicamente ha entregado el balón en ocho ocasiones al oponente (cuatro intercepciones).

"Ahora veremos si el último equipo invicto de la NFL es tan bueno como indica su récord", escribió Bob Glauber, columnista del diario Newsday. "Dos de sus tres próximos juegos son ante los Broncos, y los resultados podrían decidir la carrera divisional".

Denver visita Kansas City el 1 de diciembre.

Pero antes los Broncos deben encontrar la manera de proteger a Manning. Lo último que quiere el coach Del Rio -y toda la afición de Denver- es verse forzado a usar al desconocido Brock Osweiler en uno de los juegos más importantes del año.