El ministro boliviano de Exteriores, David Choquehuanca, se reunió hoy con su homólogo francés, Laurent Fabius, para perfilar futuros acuerdos y estrechar las relaciones bilaterales, tras la polémica desatada en julio por la denegación del tránsito aéreo al avión del presidente de Bolivia, Evo Morales.

El incidente se produjo el 2 de julio, cuando el avión de Morales, procedente de Moscú, tuvo que aterrizar en el aeropuerto de Viena después de que Portugal, Francia e Italia le impidieran aterrizar o sobrevolar sus territorios, ante la sospecha de que pudiera transportar a bordo al ex analista de la CIA Edward Snowden, buscado por EEUU.

"Francia y Bolivia queremos construir buenas relaciones, trabajar para que podamos ser socios. Eso es de lo que hemos conversado", dijo el canciller en un breve encuentro con la prensa en la embajada boliviana.

Choquehuanca recordó que Morales ya había subrayado que "no es bueno abrigar odios ni rencores", y subrayó que su reunión con Fabius, en la que dijo haber encontrado "comprensión, voluntad de diálogo, de ser verdaderos socios", tuvo como objetivo fortalecer las relaciones bilaterales.

Esta cita sucede a la visita a Francia de Morales los pasados 12 y 13 de marzo y a la reunión que mantuvo con el presidente francés, François Hollande, el 24 de septiembre, al margen de la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

"Es bien importante para nosotros la recuperación de nuestros códigos, valores y principios, y uno de los que tenemos (...) es el que siempre tenemos que dialogar, comunicarnos, porque todos los humanos somos hermanos", indicó en la capital de Francia.

Choquehuanca, que llegó ayer a París y volverá mañana a La Paz, detalló que durante la reunión se abordó la manera de cooperar en materia de formación, energía, aeronáutica, turismo y lucha conjunta contra el crimen organizado.

"Queremos que profesionales bolivianos vengan a Francia a especializarse en diferentes temas", afirmó el ministro, precisando que en el primer trimestre del próximo año se identificarán las acciones concretas en las que se va a trabajar.

Bolivia, según recalcó, es un país "altamente rico en recursos naturales" y tiene un potencial "enorme" en los campos citados, pero está empezando a industrializarse y necesita recursos humanos "altamente cualificados" para llevar adelante los proyectos.

Choquehuanca se mostró satisfecho de haber encontrado en París la voluntad de trabajar "como socios, como hermanos", y quiso dejar claro que las buenas relaciones con Francia no son excluyentes, porque Bolivia aspira a construir "buenas relaciones con todos los países del mundo".