La Fiscalía de Milán investiga al gigante tecnológico estadounidense Apple por un supuesto delito de evasión fiscal en Italia por valor de unos 1.000 millones de euros correspondientes a los ejercicios 2010 y 2011, informaron hoy fuentes judiciales.

Los investigadores sospechan que la compañía californiana infravaloró en unos 206 millones de euros en 2010 y en más de 853 millones de euros en 2011 mediante métodos irregulares la base imponible fiscal en su declaración al fisco de Italia por las actividades económicas en este país.

La noticia la adelantó este miércoles en su página web el semanario "L'Espresso", que aseguraba que, por el momento, están bajo la investigación de la Fiscalía de Milán (norte de Italia) dos directivos de la compañía, cuyos nombres no han sido hechos públicos.

Según la hipótesis con la que trabajan los fiscales, Apple escondió al fisco italiano aproximadamente 1.060 millones de euros de beneficios conseguidos en Italia y contabilizados por su compañía Apple Sales International en Irlanda, país donde las tecnológicas cuentan con una normativa impositiva más favorable.

En base a esta investigación, se llevó a cabo un registro en los últimos días en la sede de Apple en la céntrica plaza San Babila de Milán, donde la policía se incautó de material informático y telefónico en busca de pruebas.

La Fiscalía considera que Apple Italia no solo se ocupa del canal de venta y asistencia y servicios adicionales de la compañía irlandesa con la que tributa el gigante estadounidense la mayor parte de sus operaciones.

"L'Espresso" afirma que ya en el pasado se abrió una investigación a Apple en Italia por supuestos delitos fiscales que finalmente fue archivada y explica que la abogada responsable de la defensa de los dos directivos investigados es Paola Severino, que fue ministra de Justicia del Gobierno tecnócrata italiano de Mario Monti.