María Dolores Sánchez.

El rock en México tuvo que luchar desde sus inicios por forjarse una identidad propia en un contexto dominado por los éxitos de Bill Halley y de Elvis Presley en Estados Unidos y la preferencia por las versiones de temas anglosajones en español.

La evolución de este género musical en México "ha sido una transformación constante", dijo a Efe la directora del Museo del Objeto, Paulina Newman, en donde ahora se exhibe la exposición "El rock en México: 1950-2010".

La muestra recoge el surgimiento y consolidación del género en México desde su difusión en los salones de baile como El Florida, en la capital mexicana, hasta la gestación de una escena roquera propia impulsada por el Festival de Avándaro en 1971.

En la década de los cincuenta y sesenta, en el panorama del rock en México predominaban las versiones de temas estadounidenses, "muchas de las cuales resultaron ser más exitosas que las canciones originales", precisó Newman.

A partir de ese momento, agregó, empezó a gestarse una escena nacional con "identidad propia" que encontró en el Festival de Avándaro de 1971 el impulso que precisaba.

El Festival de Avándaro, celebrado en el central Estado de México, congregó por primera vez en el país a miles personas unidas por la música bajo la atenta mirada de la policía, que vigilaba el evento tras el suceso de la matanza estudiantil de Tlatelolco en 1968.

Es a partir de este momento, explicó Newman, cuando empiezan a surgir diferentes ritmos que hacen más rica la escena del rock en México.

"A partir de los 70 se empezó a hacer música en español (...), grupos como la Tinta Blanca empezaron a hacer sus propias letras e incluso hablar de drogas, (un tema) que en su momento era muy fuerte", explicó a Efe el músico Javier Ramírez, conocido como El Chá!, exbajista de Fobia y actual miembro de Moderatto.

El rock mexicano adoptó "un cambio importante" a partir de la década de los 80 con la inclusión de albures, términos populares cargados de doble sentido que tienen en general connotaciones sexuales, y juegos de palabras que forjaban "realidades crudas, apasionadas y diferentes".

Ramírez recordó que los orígenes de Fobia se escriben en paralelo a la llegada a México de los argentinos Soda Stereo y los españoles Mecano y Radio Futura, que reflejaron con sus conciertos y sus ventas de discos que el rock en español también tenía su público.

También era el momento de bandas mexicanas como El Tri, Caifanes o Maldita Vecindad, tres de los primeros grupos que tocaron en Estados Unidos.

Con su tercer disco, "Avalancha de éxitos", Café Tacvba consiguió despegar definitivamente en EE.UU. y consolidarse en el continente con su aparición en la portada de la edición latinoamericana de Newsweek en 1997.

Más tarde, grupos como Molotov y la cantautora Julieta Venegas cosecharon grandes éxitos en España, Sudamérica y EE.UU., mientras que en México aparecía una escena "reggae" propia que tomó el nombre de "razteca".

Además, surgieron foros, locales para tocar en las ciudades y festivales como el Vive Latino en 1998, uno de los máximos exponentes del rock en México.

En la década de los 90 surgió, además, el primer colectivo de músicos electrónicos, Nortec, que alcanzó reconocimiento internacional a raíz de su firma con el sello estadounidense Palm Pictures.

La explosión de la era digital en los años posteriores y el surgimiento de nuevos foros de difusión ayudó a impulsar la escena roquera en el país con la multiplicación de bandas, como se puede observar en las últimas salas de la muestra en comparación con las primeras donde el número de grupos es aún reducido.

"La situación del rock actual ha cambiado muchísimo, ahora hay muchos foros y todas las semanas hay conciertos", precisó la directora del museo.

La exposición "El rock en México: 1950-2010" está formada por más de 200 piezas que detallan, a través de portadas de LP, instrumentos y carteles originales, el desarrollo y consolidación del rock en el país, una historia marcada por la necesidad de encontrar a través de la música una muestra de la identidad nacional. EFE

mso/pmc/ram