Luis Scola podría ser titular en muchos equipos de la NBA, pero el delantero argentino está encantado con sus funciones en los Pacers de Indiana.

Después de todo, Scola forma parte de unos Pacers que son los únicos invictos en el inicio de la temporada.

Con la mejor defensa de la liga, Indiana encadenó su séptima victoria la noche del sábado al vencer de visita 96-91 a los Nets de Brooklyn. Fue el cuarto partido que el equipo disputó en cinco días.

Scola sabe de buenas rachas, ya que en su primera campaña en la NBA — la de 2007-08 — formó parte de los Rockets de Houston que enhebraron una seguidilla de 22 triunfos.

"Nadie pensaba en un 7-0 o en ningún número específicamente, pero sí que estamos todos convencidos que éramos un buen equipo y que íbamos a jugar bien", declaró Scola a The Associated Press.

"Este equipo es muy defensivo. Es una de las razones que incluso, cuando por momentos jugamos mal, estamos en el partido", añadió. "Tarde o temprano, los tiros que hacemos empiezan a caer".

¿Cuán excelente es la defensa de los Pacers?

Indiana apenas ha permitido 85,3 puntos por partido, la mejor marca de la liga. La efectividad en tiros de campo de sus rivales, de 38,0%, es la más baja. También encabezan en tapones con 8,7 por partido.

Luego de perder 99-76 ante Miami en el séptimo duelo de la final de la Conferencia del Este la pasada temporada, los Pacers reforzaron su banca con la mira puesta en pelear por el campeonato.

Scola llegó tras un cambio con los Suns de Phoenix, sumándose a los escoltas C.J. Watson y Donald Sloan, así como el delantero Chris Copeland.

"El desempeño de nuestra banca fue inconsistente en los últimos años", dijo el entrenador Frank Vogel. "El reto es repartir minutos, pero los cambios que hicimos le han dado al equipo una dimensión que antes no tenía".

Todos ellos se sumaron al núcleo de titulares encabezado por Paul George, Roy Hibbert, Lance Stephenson y David West.

Su arranque de campaña es el mejor desde una racha de seis victorias en 1970-71, cuando estaban en la ABA. La suya es la racha de victorias más prolongada desde que los Lakers y Nueva Orleáns iniciaron 8-0 en 2010-11.

Como suplente, Scola promedia 7,1 puntos y 3 rebotes en algo más de 17 minutos de juego en este primer mes.

A sus 33 años, el argentino sabe que el título de la NBA es el gran laurel que le falta en su carrera. Fue campeón olímpico en Atenas 2004 y subcampeón del mundo en 2002.

Desde la temporada 2008-09 no ha participado en los playoffs. Fue titular en 67 de los 82 partidos con Phoenix la temporada y 410 de los 468 duelos de temporada regular en su carrera, pero afirma que no tiene problema alguno en salir desde la banca con Indiana.

"Hay que resignar un poco", dijo Scola sobre sus minutos de juego. "Pero estoy contento, porque quiero ganar y esta es una oportunidad única que tengo para pelear por un campeonato".

"Vamos a ver cómo siguen las cosas, pero ahora mismo estamos demostrando que realmente somos legítimos candidatos", sostuvo.

Los Pacers se plantearon como objetivo ser los primeros de la conferencia esta temporada. Como locales en los últimos playoffs, ganaron ocho de sus nueve partidos y quieren estar en su casa si les toca irse al séptimo duelo de un serie.

"Tenemos el talento para lograr algo especial y lo que debemos buscar es dar el siguiente paso", dijo Vogel.

___

Eric Núñez está en Twitter: http://www.twitter.com/EricNunezAP