Los Spurs de San Antonio llegaron hoy al Madison Square Garden con la mejor inspiración encestadora del escolta Danny Green, que aportó un doble-doble de 24 puntos y 10 rebotes, y vencieron por paliza de 89-120 a los devaluados Knicks de Nueva York.

La victoria fue la cuarta consecutiva que consiguen los Spurs, que ya son los líderes destacados en la División Suroeste con dos juegos de ventaja sobre los Rockets de Houston, que tienen jornada de descanso.

Junto a Green, que se convirtió en el factor sorpresa ganador y estableció la mejor marca como profesional en la estadística de rebotes, otros cuatro jugadores tuvieron números de dos dígitos, incluido el alero Kawhi Leonard, al que el entrenador de los Spurs, Gregg Popovich, lo utilizó como sexto hombre, y respondió con 18 puntos, doce de ellos logrados en la primera parte.

Otros cambios de Popovich en el cinco inicial fue la entrada del ala-pívot francés Boris Diaw, que salió por el pívot brasileño Tiago Splitter, y el escolta-alero italiano Marco Belinelli, que ocupó el puesto de Leonard y también hizo una gran labor de equipo.

El base francés Tony Parker se encargó una vez más de dirigir el juego de los Spurs al aportar 17 puntos, incluidos doce en la primera parte cuando también repartió las seis asistencias que tuvo al concluir el partido.

El base reserva australiano Patty Mills consiguió quince puntos y el veterano ala-pívot Tim Duncan siguió en línea de ayudar al equipo tras aportar un doble-doble de once puntos, diez rebotes, dio dos asistencias y puso un tapón.

Belinelli encestó nueve puntos, los mismos que consiguió el escolta argentino Manu Ginóbili, que como reserva jugó 23 minutos en los que anotó cuatro de diez tiros de campo, incluido un triple en seis intentos, capturó cinco rebotes y dio cinco asistencias.

Mientras que Splitter sólo disputó doce minutos, pero los aprovechó al máximo al aportar cuatro puntos, capturó cinco rebotes y dio una asistencia.

Los Spurs decidieron el partido desde que concluyó la primera parte al conseguir una ventaja de 16 puntos (45-61), que pesaron como una losa en la moral de los Knicks, que perdieron el cuarto partido en los últimos cinco disputados.

El pívot italiano Andrea Bargnani y el alero Carmelo Anthony anotaron 16 puntos cada uno que los dejó al frente de una lista de cuatro jugadores de los Knicks que tuvieron números de dos dígitos, pero nunca pudieron competir con el mejor baloncesto individual y de equipo que mostraron los Spurs.

Anthony logró ocho rebotes y fue el mejor del equipo en esa faceta del juego, pero Bargnani sólo pudo capturar un balón bajo los aros, lo que hizo que la ausencia por lesión del pívot Tyson Chandler se hiciese sentir más que nunca.

El alero reserva Metta World Peace aportó trece puntos cinco rebotes tres asistencias y recuperó un balón que lo dejaron como el sexto jugador de los Knicks, que han perdido tres partidos consecutivos en su campo.

El veterano base argentino Pablo Prigioni, que salió de titular, sólo jugó 15 minutos y aportó tres puntos al anotar un triple, el único tiro que hizo a canasta, repartió dos asistencias y capturó un rebote.

La derrota de los Knicks se dio en el partido de debut del escolta-alero J.R.Smith, que tuvo que cumplir cinco partidos de suspensión por haber violado la pasada temporada la política antidroga que rige el actual convenio colectivo.

Smith no pudo ser tampoco factor ganador y revulsivo en el juego de los Knicks al aportar sólo cinco puntos, repartió tres asistencias, capturó dos rebotes, dio una asistencia y perdió cuatro balones de los diez que registró el equipo.