El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, defendió hoy en Estocolmo que no deben fijarse condiciones antes de la próxima conferencia de paz sobre Siria, denominada Ginebra II, para favorecer la participación de todas las partes.

"Es importante tener a todo el mundo sentado en la mesa sin condiciones previas", afirmó Erdogan en una rueda de prensa conjunta con su homólogo sueco, Fredrik Reinfeldt.

El mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi, anunció hace dos días que Ginebra II, que debía comenzar el 23 de noviembre, ha sido aplazada debido a los problemas de la oposición para conformar una delegación suficientemente representativa.

Erdogan negó haber prestado apoyo a grupos terroristas que actúan en la frontera entre Turquía y Siria, como han denunciado Damasco y la oposición turca entre otros, y aseguró que su país tiene una política "de puertas abiertas" y que no tolera a los extremistas.

"Organizaciones como Al Qaeda o el Frente al Nusra no pueden encontrar refugio en Turquía. Si intentan establecerse, nos enfrentaremos a ellos como a las fuerzas separatistas", señaló.

El único contacto de Turquía con las fuerzas de oposición al presidente sirio, Bachar Al Asad, es a través de la Coalición Nacional opositora, sostuvo Erdogan.

El primer ministro turco resaltó que se han gastado unos 2.000 millones de dólares (1.480 millones de euros) en acomodar a los más de 600.000 refugiados sirios en Turquía y reprochó que Ankara ha tenido que afrontar casi todo el gasto, salvo por una ayuda pequeña de la ONU y de Arabia Saudí.

Erdogan llegó anoche a Estocolmo, donde hoy se reunió con Reinfeldt, y tiene previsto visitar instalaciones suecas punteras en energías renovables.