El mexicano José Sulaimán, quien convalece de una cirugía de corazón, fue designado presidente vitalicio del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) al clausurarse hoy la convención 51 celebrada del organismo en Bangkok, Tailandia.

Sulaimán, quien dirige el CMB desde 1975, no ha participado de los trabajos de la convención debido a que está en fase de recuperación de la operación que se le practicó a principios de octubre en un hospital de Los Ángeles, Estados Unidos.

Los delegados del CMB destacaron la trayectoria de Sulaimán como dirigente de la organización y apuntaron que su designación es el reconocimiento a toda una vida en favor de este deporte profesional.

"Para él es difícil no estar aquí, es su primera ausencia en una convención en 45 años, nombrarlo presidente vitalicio es como una graduación", apunto Mauricio Sulaimán, su hijo, y secretario ejecutivo del CMB que reúne a 165 países miembros.

La designación de Sulaimán, de 82 años, precedió la clausura de los trabajos de esta reunión en la que el CMB ha hecho un llamado a la unidad para enfrentar los problemas que se le han presentado en diversos frentes.

Las complicaciones por compromisos de sus boxeadores, la parálisis de actividad de algunas de las 17 categorías de peso y el conflicto con la AIBA por su liga de boxeo profesional, marcaron las discusiones en el Centro de Convenciones de Bangkok.

El organismo decidió en Bangkok poner en marcha un plan de desarrollo de boxeo aficionado con categorías propias, para promover el desarrollo de los jóvenes y la preparación de nuevos púgiles en todo el mundo.

El CMB dio un espaldarazo a sus campeones de peso completo y súper welter, el ucraniano Vitali Klitschko y el argentino Sergio 'Maravilla' Martínez, para que en las próximas semanas informen si estarán disponibles para combatir.

Klitschko, quien en la apertura de la Convención anunció que se presentará a la presidencia de Ucrania, anunciará el 30 de noviembre si tiene espacio en su carrera política para combatir ante el primer aspirante, Bermane Stiverne.

Martínez, quien pidió tiempo al CMB para tratarse una lesión en la rodilla, tendrá que dar un anuncio antes del 15 de noviembre para decir si puede pelear en el primer trimestre del año, según la resolución de la Convención.

El Consejo Mundial decidió además continuar la política de aplicar la repetición instantánea en sus combates para tratar de corregir situaciones que el árbitro no haya podido observar, como los golpes que cortan a los contrarios.

El secretario ejecutivo del CMB dijo a Efe que también está en desarrollo un nuevo sistema de calificación en los combates que sería más justo para los contendientes.