Una pintura de Alberto Giacometti (1901-1966) vendida por 29 millones de dólares abrió este martes la temporada de subastas en Nueva York, en una puja de arte moderno e impresionista en Christie's que se saldó con precios por debajo de lo esperado en obras de Picasso, Modigliani y el citado Giacometti.

El cuadro "Diego en chemise écossaise" (1954) del autor italiano -normalmente más relacionado con la escultura que con la pintura- fue la pieza estrella de la puja celebrada en la prestigiosa casa de subastas neoyorquina, aunque el precio de martillo obtenido quedó por debajo de lo estimado.

La pintura de Giacometti alcanzó un precio de martillo de 29 millones de dólares (32.645.000 dólares tras impuestos y comisiones), cuando se había establecido para ella una horquilla de entre 30 y 50 millones de dólares.

"Alberto conocía a Diego (su hermano) íntimamente, casi tan bien como se conocía a sí mismo, y le retrató en varias ocasiones. Pero nunca lo pintó con tanta energía como con la que transmite esta obra", explicó sobre la pintura el vicepresidente de arte impresionista y moderno de Christie's, Guy Jennings.

"Diego en chemise écossaise" muestra al hermano del pintor y escultor sentado en el estudio y mirando de frente al observador, con las extremidades desproporcionadas y un trazo agresivo con gran predominancia de la línea.

El otro gran vencedor de la noche en Christie's fue un cuadro del pintor español Pablo Picasso (1881-1973) de 1963, "Le peintre et son modèle dans un paysage", que se adjudicó por 23 millones de dólares, pese a que la horquilla estimada era de entre 25 y 35 millones.

La pintura, perteneciente a la última etapa de Picasso, es una metáfora de su propia relación con el arte, en la que aparece él mismo pintando a una de sus habituales modelos femeninas en un entorno bucólico, fuera del estudio, al estilo de sus muchas recreaciones de "Le déjeuner sur l'herbe" de Manet.

La tercera obra por la que más se pagó esta noche fue un cuadro del italiano Amedeo Modigliani (1884-1920), el retrato de 1918 titulado "Monsieur Baranowski", que alcanzó un precio de martillo de 19 millones de dólares, aunque, como en el caso del Giacometti y el Picasso, estaba previsto que se vendiese a un precio superior.

Para "Monsieur Baranowski", Christie's había determinado una horquilla de entre 25 y 35 millones de dólares.

El cuadro muestra a un pintor polaco -de nombre Pierre-Edouard Baranowski- emigrado a París a principios del siglo XX, a quien Modigliani retrata sentado y con una mano en el bolsillo, en una pintura de sinuosas líneas que logran trasladar a la figura una profunda carga introspectiva y de sensibilidad.

Además de las tres obras mencionadas, cabe destacar de la subasta de anoche la venta del cuadro "Schwarz und violett" del artista ruso Wassily Kandinsky (1866-1944), uno de los pocos que logró un precio de venta superior a lo estimado: en este caso la pintura se adjudicó por 11.100.000 dólares, cuando lo previsto eran entre 4,5 y 7,5 millones.

Christie's también subastó esta noche un dibujo de Vincent Van Gogh (1853-1890), "Le maison de Vincent à Arles (La maison Jaune)" de 1888, que se adjudicó por 4.750.000 dólares; así como la pintura del impresionista Claude Monet (1840-1926) "Entrée de Giverny en hiver, soleil couchant" de 1885, por la que se pagaron 4,5 millones de dólares.

Hoy, la casa Sotheby's subastará en Nueva York la escultura de Giacometti "Grand tete de Diego", así como las obras "Tete de femme" y "Mousquetaire à la pipe" de Picasso, en una puja de arte moderno e impresionista que también incluirá obras de Juan Gris y Joan Miró, entre otros.