La NASA advirtió hoy de la reducción de los glaciares de la Patagonia argentina, un fenómeno que según científicos locales se observa desde principios del siglo XX debido al efecto invernadero unido a la etapa geológica actual.

En imágenes tomadas desde el espacio, y difundidas por la NASA, se observa un retroceso de tres kilómetros del glaciar argentino Upsala, en los últimos 12 años.

"Hay un retroceso glaciar a nivel global que se observa desde principios del siglo XX y, particularmente, el glaciar Upsala hace rato que viene reduciéndose a un ritmo bastante acelerado", dijo a Efe Juan Carlos Leiva, investigador del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA).

Según Leiva, el IANIGLA cuenta con datos que verifican "un retroceso continuo" del Upsala "desde antes de 1967".

El científico explicó que este fenómeno se debe al "aumento de la temperatura del hielo, que se hace más blando y fluye más rápidamente, y entonces puede llegar a producir más témpanos y a perder anclaje en el fondo del lecho, por lo que va perdiendo cada vez más masa de hielo".

"Ahora estamos en un periodo geológico interglaciar por el que naturalmente los glaciares están en una situación que los obliga a perder masa, pero a este fenómeno se le ha agregado la inyección, que ha hecho la actividad humana de gases de invernadero extraordinarios a la atmósfera que aumenta y acelera el proceso natural", sostuvo Leiva.

Si bien el derretimiento de los glaciares "no tiene solución", el experto argentino explicó que, de todas formas, se podría tratar de mitigar el efecto invernadero dejando de usar ciertos gases y combustibles, cambiando los sistemas de producción actuales.

"Pero los que ya están, ya están. Los gases permanecen en la atmósfera por lo menos un siglo", aseguró Leiva.

Sin embargo, también existen glaciares que avanzan a pesar de este proceso de retroceso generalizado, de hecho se han observado "algunos avances" en el glaciar chileno Pío XI.

"Hay glaciares que sufren avances que no están relacionados con el clima sino con una cuestión dinámica, ya que por un largo periodo están quietos pero de repente, sin que haya nada que lo justifique, producen un avance extraordinario. De estos hay varios en Los Andes", comentó Leiva.

A este fenómeno se lo conoce como "surge", por el cual un glaciar que estaba "tranquilito" por varios años, de repente avanza kilómetros, llegando a avanzar 100 metros por día.