El campeón olímpico chino de natación Sun Yang, de 21 años, castigado con siete días de cárcel por tener un accidente de tráfico al llevar un coche sin tener permiso de conducción, ha sido expulsado también del equipo olímpico chino de natación y de toda competición nacional e internacional.

Así lo ha anunciado hoy el Centro Administrativo de la Natación China (CSAC, en sus siglas internacionales en inglés) mediante un comunicado.

En concreto, Sun ha sido "suspendido de todas las competiciones en el país y en el extranjero, suspendido del entrenamiento con el equipo nacional de natación, y suspendido de todas las actividades sociales y comerciales relacionadas con el equipo nacional", sentenció el organismo deportivo.

Sun, todo un héroe del deporte en su país desde que consiguió el oro en las pruebas de 400 y 1.500 metros libre en los Juegos Olímpicos de Londres del año pasado, había pedido disculpas en las redes sociales después del accidente, ocurrido el pasado lunes.

La estrella de la natación fue embestida por un autobús, que chocó contra la parte trasera del Porsche Chayenne que conducía sin licencia, prestado por un familiar, en su ciudad natal, Hangzhou, capital de la provincia oriental de Zhejiang, a 170 kilómetros de Shanghái.

El joven fue sancionado también con la mayor multa posible por esa falta, de 2.000 yuanes (240 euros, 320 dólares), y se enfrentó a una posible detención de hasta 15 días por haber conducido sin permiso, que finalmente se vio limitada a una semana, según decidió la Policía de Hangzhou.

El CSAC anunció hoy su "total apoyo" a la decisión policial, ya que "el hecho de que Sun conduzca sin licencia tiene malos efectos en la sociedad" y, "como campeón olímpico, debería comportarse de manera correcta".

El nadador "se saltó la ley y rompió una serie de reglas de equipo, violó el espíritu del deporte y dañó la imagen de la natación china y de los atletas chinos", explicó el organismo deportivo, que lamentó lo ocurrido en su comunicado.

"Sun hizo una contribución a la natación china y esperamos que pueda aprender una lección esta vez, y reflexionar profundamente sobre lo que ha hecho", indicó.

El CSAC mostró también su apoyo a la decisión del Colegio Deportivo de Zhejiang, que el mismo lunes también expulsó indefinidamente a Sun de toda competición.

El Colegio reveló ahora que "Sun había rechazado regresar al equipo después de las vacaciones (del Día Nacional chino, en la primera semana de octubre) y no fue posible localizarlo hasta que tuvo lugar el accidente", y también que había viajado a Tailandia sin contar con su aprobación.

De hecho el mismo centro, al que Sun estaba afiliado, le había castigado en febrero por "indisciplina", tras lo que le había retirado un mes de sueldo y le había prohibido participar en actividades comerciales en su provincia natal.

Sun se estaba alzando en el olimpo del deporte chino junto a estrellas como el ex baloncestista Yao Ming y la tenista Li Na, aunque estaba tratando de equilibrar su vida privada con su carrera y tuvo una peor temporada tras los Juegos, hasta que ganó los 400, los 800 y los 1.500 metros libre en los Mundiales de Barcelona 2013.

"El incidente ha provocado un enorme impacto en la sociedad y en el público. Lo siento mucho y voy a reflexionar profundamente sobre ello", se disculpó Sun el lunes en su cuenta de la red social Weibo, descrita habitualmente como el "Twitter chino".

El joven aseguró también allí que su "error" se debía a su "escaso conocimiento de la ley" porque había estado "ocupado entrenando", aunque muchos internautas chinos respondieron con indignación ante lo que han percibido como un intento de restarle importancia a un incidente que pudo poner vidas en peligro.

Las normas de circulación son ignoradas a menudo en las carreteras chinas, donde las violaciones del reglamento por conductores ricos o poderosos son cada vez más percibidas como abusos dignos de indignación por gran parte de la población.