El vicecanciller de Rusia, Serguei Kyabrov, inició hoy una visita a Nicaragua para revisar la agenda bilateral y evaluar posibles acuerdos de cooperación e inversión con este país centroamericano.

"Nosotros estamos listos a desarrollar nuestras relaciones y en la que tratamos a Nicaragua como un país muy cercano en todas las direcciones, seguridad y cooperación regional, porque Nicaragua es un país amigo", declaró el vicecanciller ruso, a medios oficiales nicaragüenses.

Kyabrov, que fue recibido en el Aeropuerto Internacional de Managua por Laureano Ortega, hijo del presidente del país, Daniel Ortega, dijo que "hay diferentes propuestas de cómo desarrollar" la cooperación de Rusia hacia Nicaragua, que no especificó.

El vicecanciller ruso tiene previsto reunirse con su homólogo de Nicaragua, Valdrack Jaentschke, en el marco de un encuentro de la comisión mixta Rusia-Nicaragua, que ambos encabezan.

"Ya empezamos las reuniones porque hoy tenemos grupos de trabajo que ya sesionaron y que analizan las diferentes direcciones de nuestra cooperación", indicó.

Explicó que la comisión mixta "es un instrumento principal dentro del cual nosotros coordinamos no solo los proyectos humanitarios que son de gran importancia, sino también temas económicos y comerciales".

Aseguró que su país sigue brindando a Nicaragua "asistencia y donaciones como antes".

En el encuentro de la comisión mixta está previsto evaluar posibles acuerdos de cooperación en áreas de transporte, comercio, industria y cooperación científica-técnica.

Rusia es un antiguo aliado de Nicaragua y durante el primer régimen sandinista (1979-1990) dotó de armamento soviético a las Fuerzas Armadas nicaragüenses.

Desde que Daniel Ortega volvió a la Presidencia en 2007, ambos países han fortalecido sus relaciones en todos los campos.

Nicaragua es uno de los países, junto a Venezuela y los pequeños Estados insulares de Nauru y Tuvalu, que se han sumado a Rusia en el reconocimiento de la independencia de las regiones separatistas georgianas de Abjasia y Osetia del Sur.ACAN-EFE