La Representación de México ante el Consejo de Europa lanzó hoy la candidatura del diplomático Gilberto Bosques al premio Raoul Wallenberg, instituido por esta organización paneuropea para premiar comportamientos humanitarios excepcionales.

La candidatura fue presentada al tiempo que una exposición fotográfica titulada "Solidaridad en tiempos difíciles", que hasta el próximo día 15, mostrará imágenes del sistema de acogida de refugiados españoles que organizó Bosques.

Las imágenes, que estarán en la sede del Consejo de Europa de Estrasburgo, pertenecen en su mayoría a una fotógrafa española cuyo nombre se desconoce.

Bosques, cónsul general de México en París y Marsella, llegó con el encargo del presidente Lázaro Cárdenas de ayudar a los exiliados españoles.

Expidió más de 40.000 visados, y acogió a miles de refugiados españoles y a judíos perseguidos por la Alemania nazi.

Para ello, alquiló los castillos de Reynarde y Montgrand, en los que alojó a 850 refugiados, en uno, y a 500 mujeres y niños, en otro.

El embajador de México ante el Consejo de Europa, Santiago Oñate, señaló en su discurso de inauguración de la exposición que su país considera a Bosques un modelo a seguir, ya que "a pesar de los esfuerzos realizados, en el mundo, e incluso en Europa, la búsqueda de la libertad sigue viva".

En este sentido, Oñate declaró a Efe que "por la coyuntura que vive hoy Europa, es bueno recordar estos hechos como modelo de humanismo".

La acción de Bosques, según el diplomático, debe ser conocida porque "protegió a perseguidos de distintas nacionalidades y creencias, y porque México siente que el tema de los perseguidos por intolerancias y totalitarismos no es un fenómeno concluido".

Bosques, dijo Oñate, "supo hacer de la diplomacia un instrumento para la protección de los derechos de las personas".

La presentación del libro "Gilberto Bosques: la diplomacia al servicio de la libertad", de Gérard Malgat, y la proyección del documental "Visa al paraíso", de Lillian Libermann, completaran los actos del lanzamiento de la candidatura.

El premio Raoul Wallenberg, una iniciativa del Consejo de Europa, el Gobierno de Suecia y el Parlamento húngaro, se entregará por primera vez el próximo 17 de enero, fecha en la que Wallenberg fue detenido en Budapest.

Dotado con 10.000 euros, reconoce comportamientos humanitarios excepcionales por parte de una persona u organización.

Tras salvar la vida a decenas de miles de judíos húngaros, Wallenberg fue detenido en 1945 por el Ejército soviético. Nunca más se supo de él. EFE

ja/lmpg/sm