Las diez personas que resultaron heridas ayer en un accidente aéreo en la amazonía boliviana se encuentran fuera de peligro, informó hoy la aerolínea Aerocon, propietaria del aparato accidentado en el que también perdieron la vida ocho personas.

"Los diez heridos del accidente de la aeronave CP-2754, ocurrido ayer en Riberalta, se encuentran completamente fuera de peligro", indicó la compañía en un comunicado, en el que también ratifica que colaborará con el Gobierno para investigar las causas del accidente.

La aeronave cayó y se incendió la tarde del domingo cuando estaba a punto de aterrizar en medio de una intensa lluvia en el aeródromo del pueblo amazónico de Riberalta, procedente de la ciudad de Trinidad, capital de la región de Beni.

La aeronave llevaba a bordo a dos tripulantes y 16 pasajeros, ocho de los que murieron en el siniestro, agravado porque el aeródromo no cuenta con el equipamiento necesario para enfrentar este tipo de accidentes.

Según la empresa, dos de los heridos, Oscar Takata Sossa y Alejandra Azad Lazo, ya fueron dados de alta este lunes.

El piloto, Kevin Roca Alpire, y la copiloto, Cecilia Tapia Salinas, fueron evacuados anoche por su gravedad a la ciudad de Santa Cruz, donde están internados "en condición estable", indica la aerolínea.

Los otros seis heridos también se encuentran estables en Riberalta, pero serán trasladados en las próximas horas a Santa Cruz, para continuar con su tratamiento de recuperación.

El jefe de Comunicación de Aerocon, Nelson Kinn, afirmó que la compañía colabora con las familias de las víctimas para el traslado de los cuerpos a los lugares donde serán enterrados.

La aerolínea también apoyará a los heridos y a sus familiares.

Sobre las causas del accidente, el vocero manifestó que no corresponde emitir hipótesis sino esperar los resultados de la investigación de las autoridades y cooperar con éstas.

La Dirección General de Aeronáutica Civil comunicó que su personal, tras el accidente, recuperó las dos cajas negras de la aeronave, y ha comenzado una investigación integral de lo sucedido.

El jefe de esa institución, general Luis Coimbra, encabeza una misión de cuatro personas a cargo de las indagaciones en Riberalta.

El Gobernador de Beni, el opositor Carmelo Lens, declaró duelo de tres días y afirmó que la población de la región se encuentra consternada por el accidente.